Una perspectiva distinta de la música clásica a través del réquiem alemán

Una perspectiva distinta de la música clásica a través del réquiem alemán

Por: Héctor Meza

Un Réquiem Alemán op. 45, es una de las obras más importantes del repertorio del compositor alemán Johannes Brahms y representa uno de los momentos cumbre de su inspiración, además de estar escrita para soprano, barítono, coro y orquesta con la finalidad de hacer una meditación sobre la vida y la muerte a partir de textos bíblicos, donde la sensibilidad está muy próxima a la misericordia, la compasión y el optimismo y en el momento de su creación creó polémica porque fue calificada como “el réquiem ateo”, pero también por otros como “un réquiem humano”.

El concertador Srba Dinic, en entrevista para Palabra Digital, habla acerca de cómo exhortar a los jóvenes a conocer otro tipo de música diferente al que están acostumbrados a escuchar: “Hay mucha gente que tiene prejuicios de la música clásica y que piensa que es aburrida, claro  en algo que no conocemos, no podemos hablar de esa forma, pero yo para hablar de una cosa tengo que conocerla, por eso me gustaría invitar a la gente joven, que si quiere conocer la música clásica, después podrá hacer su propio juicio de si le gusta o no”.

También, señaló :“Que el público salga lleno de alegría, emoción de haber escuchado esta obra que es preciosa, yo creo que eso es siempre lo que esperamos los artistas, dar algo que el público se vaya con algo que les cambie el día, la vida, algún jovencito que escuche la obra y diga wow”, dijeron la soprano Lucía Salas en cuanto a lo que espera de la gente al escuchar el “Réquiem Alemán”.

Por su parte, el barítono Josué Cerón, exhortó a todo el público a que se acerquen más a la música clásica para que la conozcan mejor: “Que corran el riesgo, que se aventuren, que vayan a escuchar algo así y entonces que digan me gusto, no me gusto, a lo mejor les encanta, entonces yo si los invitaría, que puede ser una experiencia muy interesante.”

Y agregó: “Lo peor que puede pasar es que se enamoren de la música, que se hagan adictos como nosotros lo hicimos en un momento y ya no puedan dar marcha atrás a ello”.

Josué Cerón recalcó que es una invitación, porque es una obra que no conoce de edad, ni de género, pues es para todo el público y que se den la oportunidad de algo diferente, comparando un concierto con una película 4DX y más, por la sensación que crea el escuchar en vivo, por lo que asegura que saldrán con una visión distinta.

“Un director de orquesta, tiene claro que debe conocer la música de memoria y cada nota que toca, como un coordinador entre el coro y la orquesta y poner todo junto y justo”, expresó Srba en cuanto al reto más grade de un director y anexó que Brahms es famoso sobre todo en Alemania, por su obra que tiene su propio idioma, estética, al igual que dificultades y un gran coro y orquesta.

Srba considera que “Réquiem”, es una obra que al estar cerca del día de muertos, tiene cierta relación simbólica, y siempre le da mucho gusto hacerla porque el texto es en alemán y habla mucho de la gente, cuando tienen un último juicio, de la iglesia, justo de cuando los humanos tienen miedo a la muerte y no saben que va a pasar después de la muerte, por eso considera esta obra fantástica.

Al público mexicano le gusta la música, en este país es una tradición, sobre todo el canto y no es casualidad que lo tenores mexicanos, sean los mejores del mundo y vengan de este país”, dijo Srba con respecto a cómo es el público mexicano y agregó que está feliz de poder trabajar con las distintas orquestas de México, entre ellas: OFUNAM, la Sinfónica, la Superior y le alegra  que al final, al público le guste y los conciertos estén siempre llenos en este país, además de conocer importantes cosas del país hablando de música clásica y de cultura.

Cerón comentó que él ha estado enamorado de la música toda la vida y que inició desde niño en un coro de su iglesia, donde tenían un canto congregacional que lo hizo tener emociones y vivencias musicales y dijo que para la preparación de una obra no hay como un tiempo, pues puede ser con unas 8 horas diarias con piezas alternativas, una hora diaria por un mes, o  después vienen los ensayos, en donde termina concluyendo que le dedicas toda la vida, pues sólo piensas en eso.

Yo comencé a los 4 años a cantar en el coro de la iglesia y desde entonces no he dejado de cantar, para mí la música es parte de mi vida desde siempre”, dijo Salas y expresó que para preparar bien una obra se tiene que comenzar a estudiar el texto y como la música lo acompaña en primer lugar, después con el pianista, luego con el maestro del director, son varios pasos a seguir.

Para la soprano Lucía Salas el Réquiem Alemán, es una obra preciosa de la música, pues está compuesta por 7 números, cada uno con diferentes versículos de la Biblia, además de que Brahms primero hizo 3 números, luego lo fue completando y todo en idioma alemán.

Para el barítono Josué Cerón es una obra monumental, una catedral musical que se pone relativamente con poca frecuencia, que necesita un coro y una orquesta de sonoridad importante, que afortunadamente en la ópera de Bellas Artes se tienen, un coro operístico con las preparación del maestro Carlos Aransay director huésped del coro y más bajo la batuta del maestro Srba Dinic.

Nuestra pieza favorita  es la que hacemos en el momento, porque se vive al instante, porque se disfruta enormemente ”, concordaron los solistas al decir cuál es su obra preferida, además Lucía dijo que el número 4 del Réquiem es su parte favorita pues la conmueve sentimentalmente, es el meollo del asunto y está  inspirado en un coro de Bach, mientras que para Josué es el 6,  porque para él es el clímax de la obra porque se revela, además de que dice que los cuerpos serán transformados e incluso los que no han muerto para ver a Dios en toda su gloria, que es el culmen como tal, no hay muerte y siempre habrá vida para los que creen en Dios.

Los dos solistas comentan que esperan hacerle justicia, poner todo el empeño, esfuerzo y preparación además para hacer buena música como Brahms se la imaginó, sobre todo como se la merece el público también, con esta ambientación musical, espiritual que nos da la obra y esperamos esta evidencia mística de cómo se da la música.

Share This: