Una mirada en la vida de Blanche Petrich

De origen balcánico por el lado de su padre. El abuelo paterno de Petrich era checo. Su padre nació en Dresden, Alemania, en 1914; en vísperas de la Primera Guerra Mundial los abuelos de Blanch Petrich emigraron a México, en 1911. Después regresaron a Alemania y más tarde se trasladaron a Barcelona. Al estallar la Guerra Civil española emigraron otra vez a México; regresaron bajo la protección de Lázaro Cárdenas. Años después, su padre se casó con una yucateca, nieta de un liberal, Denio Moreno Cantón. Él inició los movimientos contra la esclavitud en las haciendas henequeneras y fundó El Diario de Yucatán; se lanzó como candidato y ganó la elección para gobernador, pero no llegó por un fraude; entonces se exilió en la Ciudad de México, donde murió muy joven. Blanch Petrich Moreno nació en la Ciudad de México el 30 de diciembre de 1952, asegura que de joven le gustaba la pintura, pero lo que en realidad quería estudiar eran letras, cuenta que no sabe cómo terminó estudiando periodismo y en sus propias palabras “como no cursé la prepa, caí en la Carlos Septién García y fue gustándome la carrera.” Ingresó en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García en 1971 y egresó en 1975, explica que en la EPCSG se sintió cómoda y encontró un buen ambiente de trabajo. En la Carlos Septién le daba clases Miguel Ángel Granados Chapa y Alejandro Avilés, entre otros, opina que ahí se propiciaba la relación con quien ya estaba en el oficio; los maestros eran jefes de Redacción o articulistas en la prensa. Su primer trabajo fue en El Correo de la Tarde, en Mazatlán, Sinaloa. Antes de eso, pidió trabajo a Teodoro Rentería, quien estaba en Radio Mil. Confiesa que fue ahí donde tuvo su primer choque con la realidad, ya que Rentería le dijo “aquí no se le dice dictador a Pinochet ni a Somoza; son señores presidentes”. En ese tiempo acababa de pasar el golpe de Estado en Chile y decidió no trabajar ahí, por esa razón a la edad de 21 años se fue a trabajar a Mazatlán, donde sólo estuvo unos meses. Después regresó a trabajar en El Día, un diario que en la década de los setenta fuese importante, Blanch describe al periódico como “muy echeverrista” en la sección nacional. Para fortuna de Petrich ella trabajó como redactora en la sección de Internacional. Ella recuerda que lo primero que le tocó cubrir fue la última fase de la guerra en Vietnam, después, los golpes militares en América Latina. Blanch ha confirmado cómo fue su salida de El Día “estábamos hartos de que nos pagaran poco. Todos los redactores de la sección amenazamos con salirnos si no nos aumentaban, y claro que eso no ocurrió. Gerardo Arreola y yo fuimos los únicos que salimos. El resto se echó para atrás.” En 1977 Petrich buscó a su maestro Miguel Ángel Granados Chapa para pedirle trabajo en Radio Educación, Granados Chapa le explicó que con él no había trabajo, sin embargo, le aconsejó visitar a Carlos Payán, en Unomásuno, le dio una tarjeta de recomendación, Petrich lo visitó y asegura que “esa entrevista selló mi vida, hasta la fecha”. Es en ese periodo Carmen Lira, entonces reportera, la alienta a seguir el rastro de las revoluciones que despuntaban en ese entonces en El Salvador, Nicaragua, Guatemala. Carmen Lira significa mucho en la vida de Blanche Petrich, asegura que gracias a ella salió a reportear, ella estaba en Internacional cuando ocurrieron las insurrecciones en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Petrich cubría vía cables y también reporteaba por teléfono para enriquecer la información. Sucedió que a Carmen la enviaron a Nicaragua y a El Salvador; un día Carmen Lira llamó a Blanche y le dijo “tienes que venir, esto es muy emocionante”. Ella recuerda que cubrir la guerra civil de El Salvador “fue mi gran universidad: ahí aprendí de vida, de política…” En 1984 ese colectivo funda un nuevo diario, La Jornada. Desde entonces no ha abandonado las lides de la reportería, cubriendo asuntos internacionales, temas de derechos humanos y procesos del movimiento social. Petrich Moreno también fue maestra en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, dando las materias de Geopolítica de la información y Noticia a nivel licenciatura, de igual forma impartió Periodismo político a nivel maestría. Además ha colaborado para medios internacionales como lo son:Televisión Española (corresponsalía en México, 1987-1989), Radio Televisión Italiana, periódico Liberation, Francia (1989), Radio KPFK, Los Angeles (1996), Síntesis, agencia de noticias electrónica de Los Angeles, Revista Latinoamerica e Tutti il Sud del Mondo. También ha participado como coautora en los siguientes libros: El Salvador, testigos de la Guerra, Editorial Planeta, 1992. First World Ha-ha-ha, Editorial City Lights de San Francisco, 1994. Los amos de México, Editorial Planeta, 2007 y Miguel Angel Granados Chapa, maestro y periodista, 2008. El 17 de octubre de 2013 recibe el Premio Nacional de Periodismo Carlos Septién, en su quinta edición del premio. Los galardonados han sido Cristina Pacheco, Vicente Leñero, Miguel Ángel Granados Chapa y Hugo Gutiérrez Vega.

Share This: