Un número más en la morgue

Un número más en la morgue

Por: Fernanda Figueroa Castellanos

Hace unos años, según la Organización Internacional para las Migraciones, un millón de mexicanos indocumentados ingresaban a Estados Unidos cada año, lo que hacía que la frontera de México y EU fuera la más transitada del mundo.

Ahora, a pesar de que los números han bajado considerablemente, la migración de los mexicanos al país vecino sigue siendo algo preocupante debido a los riesgos que corren.

Uno de los motivos que tienen los migrantes para ir a otra ciudad es para perseguir el famoso “American Way of Life”, una vida más sencilla. La falta de recursos o empleo aquí en México, la mejora en educación pública de Estados Unidos y la seguridad que hay en el país vecino es fundamental para los migrantes que desean llegar a Estados Unidos.

Sin embargo, para los migrantes indocumentados, el no tener papeles no sólo significa un obstáculo para perseguir sus sueños, sino también significa un mayor riesgo para aquellos que se atreven a llegar a tierras estadunidenses.

Uno de los métodos más usados por los migrantes indocumentados para llegar a Estados Unidos es “La Bestia” o “El tren de la muerte”: un tren de mercancías que ayuda a evitarse más de 40 centros de detención y puestos de control de inmigración.

Sin embargo, al abordar el tren se corre mucho peligro, ya sea robo, asalto, extorsión, violaciones sexuales y hasta secuestro. De acuerdo a un artículo de la Revista Commonweal, el 80% de los inmigrantes serán asaltados o robados y 60% de las mujeres inmigrantes serán violadas.

Estos riesgos, últimamente están relacionados con el narcotráfico, Los Zetas, un grupo ligado al Cártel de Juárez, se han encargado de hacer negocio con el secuestro de inmigrantes. La CNDH mencionó que estos atracos se realizan en su paso por Chiapas, Oaxaca, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas.

Es tanta la violencia hacia los migrantes y tanto el miedo a ser arrestados que los migrantes no denuncian.

En el programa Fronteras al Límite de la Televisora Española se explica todo el trayecto que hacen los migrantes y los riesgos que corren por llegar a Estados Unidos. Uno de ellos son las trampas que utilizan los grupos delictivos. Al saber que los migrantes han caminado por horas o días sin haber comido, dejan tamales en las vías. Sin embargo, es un truco para que aquel migrante atraído por la comida, se vuelva una presa fácil y puedan atacarlo de igual manera.

A pesar de que no es un tema nuevo y que tiene un alcance internacional en varios medios, algunas de las autoridades mexicanas están coludidas con esos grupos, por lo que la prevención y sanción no es una opción viable.

Apenas el Senado de la República aprobó una reforma propuesta por la Cámara de Diputados para modificar el artículo 112 de la Ley de Migración. Ahora cuando un niño, niña o adolescente esté bajo el resguardo del Instituto Nacional de Migración, se encuentre o no acompañado, se deberá garantizar el respeto a sus derechos humanos.

Sin embargo, se olvida que el artículo 1° de la Constitución Mexicana dice que toda persona que esté situada en México tiene los derechos reconocidos por el Estado Mexicano, así como los tratados internacionales. Algo que no se cumple.

Según la CNDH, los derechos que tienen los migrantes son: derecho a la nacionalidad, libre tránsito, seguridad jurídica y debido proceso, atención consular, a no ser discriminado, al asilo, al refugio, no ser criminalizado, alojamiento en una estación migratoria, no ser incomunicado, a un traductor, a no ser detenidos en albergues, entre otros.

La ayuda que reciben los migrantes, en su mayoría, viene por acciones humanitarias, tal como Las Patronas: mujeres de La Patrona, Veracruz que dan alimentos a migrantes. Diariamente preparan entre 15 y 20 kilos de frijoles y arroz y 300 almuerzos diarios. Mientras “La Bestia” va pasando, ellas avientan bolsas con alimentos y agua para que los migrantes tengan un poco más de energía en su trayecto.

Por sus acciones, en 2013 ganaron el Premio Nacional de Derechos Humanos y se han realizado numerosos documentales acerca de ellas.

Asimismo, Amnistía Internacional hace llamados a las autoridades para evitar abusos contra los migrantes, mejorar la seguridad, sancionar a los responsables y hasta una base de datos de migrantes desaparecidos, quienes al ser robados, también se les quitan sus pertenencias como papeles e identificaciones, por lo que, los menos afortunados, pasan a ser un número más en la morgue.

Share This: