El triste destino de Luis Barragán

El triste destino de Luis Barragán

Por: Camila Ayala

Luis Barragán es probablemente el mejor arquitecto que este país ha tenido. Muestra de ello es que ha sido el único mexicano acreedor al Premio Pritzker (el premio más prestigioso que hay en el mundo de la arquitectura). Una de sus muy logradas y reconocidas cosechas es su manera de transformar y volver habitable la zona del Pedregal de San Ángel, que antaño era un lugar donde sólo fungían como reyes un sol desolador y la piedra volcánica.

Sin embargo, a pesar de tantos logros y méritos, el destino final de este tapatío fue indignante… La periodista Alice Gregory fue quien dio a conocer una de las mayores polémicas que han ocurrido en el México actual.

Después de que Barragán, a causa del mal de Parkinson, muriera en el año de 1988, y que sus restos estuviesen en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, en la ciudad de Guadalajara, la artista plástica estadunidense Jill Magid, extrajo los restos del arquitecto y se los llevó a Suiza. En aquel país la compañía Algordanza fue la que convirtió los despojos de Barragán en un diamante por un proceso que costó treinta mil euros.

El diamante tuvo como fin adornar un anillo, diseñado por Magid, y que se titula “The Proposal”. Cuenta, además, con una inscripción láser, tamaño micro, que tiene lo siguiente: “Soy de todo corazón tuyo”.

Todo esto fue hecho con el objetivo de que el anillo se intercambiara por el archivo más importante que dejo Barragán y que cuenta con 7,800 diapositivas, 7,500 impresiones y 13,500 dibujos.

Y es que, desde el año de 1995, los derechos de la obra de Barragán fueron comprados por un empresario suizo. Ese empresario los obsequió a su prometida Federica Zanco y, desde entonces, ella ha negado el acceso a la obra de Barragán a cualquier estudioso o académico.

Actualmente Zanco se encuentra exponiendo y analizando la obra del arquitecto.

Los involucrados

Alice Gregory argumenta que tuvo autorización de funcionarios mexicanos, así como de toda la familia de Barragán para exhumarlo y hacer el anillo.

Por medio de una investigación de la revista Proceso y del periódico La Jornada se sabe de las siguientes involucradas en esta iniquidad: La presidenta de la Fundación de Arquitectura Tapatía Luis Barragán, la directora del Museo de Arte de Zapopan y la directora de la Casa Barragán.

La lucha

Hace unos días la Universidad Nacional Autónoma de México dio a conocer que brindará un espacio cultural (el Museo Universitario de Arte Contemporáneo en el Centro Cultural Universitario) para que se exponga el anillo fúnebre. La exposición se llamará Una carta siempre llega a su destino. Los archivos Barragán y la decisión de efectuarla la tomó el curador Cuauhtémoc Medina, con anuncia de Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM.

Ante este suceso, la familia de Barragán, sus tres hermanas y sobrinos, respaldados por la comunidad y el gremio cultural mexicano, así como el actual gobierno de Jalisco, exigen que esta exposición no se realice y que se regresen los restos a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres.

En su momento, personalidades de la cultura como Elena Poniatowska, Juan Villoro, Felipe Leal, Néstor García Canclini, entre otros, denunciaron esta práctica incorrecta.

Luis Barragán era una persona creyente y practicante de la fe católica; por eso sus amigos más íntimos y seres queridos se encuentran tan preocupados de la ofensa que se le hace.

Share This: