Recuento de daños: narcotráfico en México

Brenda Camarillo, José Luis Beltrán, Gustavo Sánchez y Andrea Pumar

Desde que asumió la presidencia Felipe Calderón Hinojosa declaró públicamente una batalla contra los cárteles de la droga en nuestro país, ya que asegura  se les permitió obtener el do

minio que han conseguido pero afirma que su gobierno los combatirá para recuperar el poder que únicamente le corresponde al Estado.

En diciembre del 2006 se registraron 62 homicidios a causa del narcotráfico, al año siguiente fueron 2,837, cifra que aumentó a 6,844 en todo el 2008, mientras que 2009 cerró con un total de 9,635. Hasta agosto de este año fueron  8,850 decesos lo que dio como resultado 28,228 asesinatos vinculados con la delincuencia organizada en lo que va de la administración de Felipe Calderón, según la información oficial que no ha sido actualizada desde dicho mes.

De acuerdo con Milenio Diario, de diciembre del 2006 a noviembre del 2010 la cifra total de muertes en este sexenio es de 28,615 de los cuales 11,730 sólo fueron en este año.

Otras fuentes no oficiales manejan que el número de víctimas que ha dejado esta lucha en México ya rebasa los 30 mil, misma cifra que se ha obtenido de la guerra en Irak según medios internacionales.  Con las más de 30 mil pérdidas que ha dejado la batalla contra los grupos delictivos el mandatario asegura que esta es una lucha que busca el bienestar de los ciudadanos.

En un informe entregado al gabinete de seguridad por el ejecutivo se  mencionó que desde diciembre del 2006 hasta marzo del 2010 se capturaron a 121,199 personas relacionadas con el crimen organizado de las que el 27% de las detenciones corresponden al Cártel del Golfo y  Los Zetas, el 24% al Cártel del Pacífico y el Cártel de Sinaloa. Le sigue el Cártel de Juárez con 17%, el de los hermanos Beltrán Leyva con 14% y por último el Cártel de Tijuana con un 13%.

A pesar de la estrategia de guerra por parte de las autoridades la cifra de atentados sigue en aumento, pero el titular de Los Pinos asegura que cuando se trata de una persona inocente representa un gran dolor para el gobierno.

La Secretaria de la defensa Nacional informó que desde que inició la administración de Calderón hasta septiembre del 2010 murieron 565 civiles como resultado de operativos del Ejército en distintos estados de la República, aunque el líder político asegura que la mayoría de  los fallecimientos no han sido culpa de su gestión.

El narcotráfico en México no es un tema nuevo, lleva por lo menos setenta años realizándose en este país. Pero nos encontramos en uno de los momentos más sangrientos de la historia del prohibicionismo de las drogas.

La siembra y elaboración de estupefacientes se ha dado durante años. Es en la década de los 40 del siglo pasado cuando, por la ignorancia y la extrema pobreza, campesinos del Triángulo Dorado de la Droga, la zona en la que convergen Sinaloa, Durango y Chihuahua, comenzaron a cultivar la mariguana y la amapola. Este nuevo cultivo, pronto se convertiría en una mina de oro.

Según reportes de libros sobre el narcotráfico, el cultivo de la amapola no la implantó ningún lugareño sino los chinos que llegaron al país como mano de obra barata para el tendido de vías para el ferrocarril.

Entre 1880 y 1920, los asiáticos se asentaron en Badiraguato, Sinaloa, para transmitir las técnicas de siembra de la adormidera y su procesamiento en heroína.

Era curioso que en aquel entonces, la amapola, como flor de ornato en patios y jardines,  era un gran atractivo, y se volvió codiciada con la crisis de la actividad minera.  Para el año de 1939, proliferaba la siembra de la amapola en Sinaloa.

De acuerdo con reportes de prensa, los grupos del narcotráfico comenzaron a consolidarse desde 1970. Los iniciadores fueron el Cártel de Guadalajara, que después se partiría dando origen al de Sinaloa, el lugar donde inició todo.

Al respecto, Alberto Aziz Nassif, especialista en seguridad del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, aseguró que uno de los principales temas que preocupan actualmente al país es la seguridad, pues cada vez son más los muertos en esta “guerra” y cada vez se duda más sobre la estrategia del gobierno.

A cuatro años de que se inició la lucha contra el crimen organizado, el analista asegura que son muchos los territorios en los que pareciera que el crimen impone su ley.

El negocio del narcotráfico ha sufrido varias transformaciones a través de los años; asimismo, han cambiado sus líderes.

El perfil del líder de los cárteles también ha cambiado, ha pasado de la historia de una persona de bajos recursos, que fue ganando terreno por medio de pactos y traiciones para llegar a la cima, a lo que vemos en algunos casos de la actualidad: la herencia de padre a hijo del gran negocio.

Estos nuevos líderes, a diferencia de sus padres, crecieron durante toda su vida en un ambiente de lujo y varios de ellos han estudiado en las mejores universidades del país.

Otra transformación significativa que vemos en estos días, es el nuevo método empleado por cárteles del narcotráfico o por el gobierno, ya sea para cobrar venganza contra algún cártel contrario, o por buscar dejar  algún mensaje para sus principales enemigos: bandas contrarias a ellos o el gobierno, quien también ha respondido con mensajes violentos, como lo vimos en las fotos publicadas del cuerpo fallecido de Arturo Beltrán Leyva, antiguo jefe del cártel de Sinaloa.

Sorprendentemente, los grupos delictivos utilizan instrumentos como alambres de púas, bates de beisbol, tabla para torturar, martillos, e incluso un soplete, con tanque de gas propano incluido, para hacer sufrir a la persona que han secuestrado y sobre la que buscan sacar información, dar algún mensaje o venganza sobre algún hecho cometido por esa persona.

Hay un caso que nos dejó con la boca abierta recientemente. ¿Qué factores resultan determinantes para que un niño a sus 14 años sea un asesino?

Edgar Jiménez Lugo, ‘’El Ponchis’’,  confesó haber degollado a cuatro sujetos, el niño explicó en su declaración que se dedicaba a asesinar a contrincantes del Cártel del Pacífico Sur y recibía por ello 2,500 dólares. Casos como el del Ponchis no serán extraordinarios si es que no se atiende adecuadamente diversos factores que provocan este tipo de desarrollo.

El primer factor que se debe atender según algunos psicólogos, es la familia.

Se considera fundamental en el crecimiento y desarrollo de los niños el ambiente familiar en el que se desenvuelven, la ausencia de padre o madre o el poco tiempo de comunicación entre padres e hijos, propician un descuido notable en el crecimiento de los niños.

Sumado al ambiente en el que crecen, es notable que muchos niños y jóvenes no tienen previsiones muy positivas sobre su vida, además constantemente son influenciados por la violencia, desde una portada de periódico en el que cada día aumenta considerablemente la cifra de muertos hasta la gente que al notarlos abandonados, busca y consigue orillarlos a integrarse en grupos delictivos.

Según estimaciones de algunas organizaciones civiles, aproximadamente 25 mil niños y jóvenes están involucrados en la delincuencia, cometiendo desde un robo hasta asesinatos. El narcotráfico hoy en día es una realidad con la que unos luchan, otros se acercan y algunos huyen; pero nadie en la sociedad está exento.

Share This: