Prisión de tierra

Por: Pedro Pineda

Pablo Nitzul estaba prevenido para casi cualquier accidente. Nunca habría imaginado lo ocurrido momentos después de su hora de comida. Su oficio implica estar expuesto a incidentes constantes, la albañilería, trabajo honrado y mal asegurado.

Aproximadamente al mediodía de la mañana del 4 de agosto, un hecho detuvo el movimiento de vehículos y transeúntes ocasionando caos vial y preocupación. Un derrumbe en un túnel que está en proceso de construcción atrapó a siete trabajadores, los cuales, quedaron inmóviles debajo de toneladas de tierra, cemento y piedra, quitándole la vida a uno de ellos.

La trágica escena tuvo lugar en la colonia Vista Hermosa, donde se construye un paso a desnivel y que unirá al municipio de Huixquilucan con la delegación Cuajimalpa. Una obra que llevó más de 10 años de discusión y alegatos para que se pudiera llevar acabo. Si el gobierno de la Ciudad de México autorizaba la obra, la Cabecera Municipal de Huixquilucan no daba el permiso del inicio de la obra –dentro de su territorio- y viceversa.

El principal conflicto discutido por la obra, era el de la pérdida de ganancias por parte de los negocios de la actual vía que conecta con los lugares dichos anteriormente. Este túnel beneficia a cientos de automovilistas que transitan día con día por este lugar, sin embargo, su lenta construcción provocó inconformidades de vecinos del lugar, regidores y delegados.

Al lugar de los hechos arribaron cientos de policías y cuerpos de emergencia como la Cruz Roja mexicana, cuerpos de rescate de protección civil, unidades de bomberos y decenas de reporteros de diversos medios, sin dejar a un lado la multitud de civiles curiosos observando el ambiente de incertidumbre, miedo y estrés.

Las cámaras de los periodistas sobrepasaban las vallas de seguridad, tratando de conseguir una toma del gran boquete donde quedarían atrapados dichos trabajadores. La unidad de granaderos optó por restringir el acercamiento esa zona. Era obvio que un mal movimiento podría ocasionar una caída de una altura de 20 metros.

Pablo, un trabajador de la obra y ahora también sobreviviente de aquella tragedia, cuenta que corrió con suerte, pues fue la primera persona que sacaron de entre la tierra aquella tarde lluviosa. Él, estaba en la parte más alta del “castillo” de varillas antes de que un camión vaciara el cemento y la estructura se viniera abajo. Sabe que corrió con suerte y ahora le reza a dios cada vez que asiste a la obra.

Éste derrumbe provocó que el secretario de Seguridad Pública, Hiram Almeida, asistiera al lugar de los hechos. Su piloto aterrizó el helicóptero en un colegio aledaño a la obra. Después de inspeccionar el lugar declaro que la prioridad fue encontrar con vida a las personas atrapadas y ordenó la implementación de perros de rescate.

Muchas de las construcciones privadas gubernamentales a veces no cuentan con los permisos necesarios para su actividad, como es el caso del túnel en la carretera México-Toluca a Santa Fe que también se vino abajo durante su construcción, dejando cuatro albañiles muertos, los cuales, no tenían seguro. Sin embargo, el secretario dijo que la obra de vista hermosa sí cuenta con los permisos correspondientes para llevarse acabo.

José Reynol Neyra, presidente municipal de Huixquilucan dijo que es una obra a cargo del Estado de México pero con fondos metropolitanos. Obra indispensable y necesaria para unir estas dos partes importantes, una del Estado de México y otro del Distrito Federal.

Raúl Pérez, fue encontrado después de cinco horas del accidente. Fue la última persona extraída de entrar a tierra. Fue el trabajador que dejó su paga la tarde Querétaro para poder seguir adelante y apoyar a su familia. Fue la víctima de la prisión de tierra.

Share This: