La oportunidad de Jürgen Klopp

Jürgen Klopp está por disputar su tercera final europea en su carrera como técnico, lo que significa una nueva oportunidad de entrar a la élite de entrenadores. Por: Andrés Olmos

La élite  de futbol con  Jürgen Klopp

Nacido en Sttutgart, Alemania, el jugador tiene medio siglo de vida. Consiguió dos títulos de liga en un país dominado por un club. Bicampeón de la Bundesliga, campeón de la Copa alemana y de la Supercopa en dos ocasiones. Todo eso lo ganó con el Borussia Dortmund, equipo al que llevó a la élite de Europa: la Champions League.
Jürgen Klopp con el título de Bundesliga, en 2012/ Cortesía: The Sun
Anteriormente también ganó la Bundesliga 2 con el equipo de sus amores, el Mainz 05. Ese ascenso no solo significó subir a la máxima categoría del futbol de Alemania, también marcó el inicio de una trayectoria caracterizada por el gegenpressing.

El estilo de Jürgen Klopp

Están por cumplirse dos años y medio de la llegada de Jürgen al Liverpool. Desde su etapa en Mainz, el juego del estratega teutón se ha caracterizado por una alta presión desde terreno rival que provoque un contragolpe letal a su favor, o que aniquile cualquier esperanza de salir victorioso. Ese estilo fue nombrado como gegenpressing. Presionar o morir, es la consigna de Jürgen Klopp.
Antes de la llegada del entrenador alemán, el Mainz 05, Borussia Dortmund y Liverpool eran equipos caracterizados por contar con plantillas carentes de talento para controlar y gestionar el juego ofensivo. Con el arribo de un predicador del juego directo como Klopp, sus equipos adquirieron una sólida columna vertebral. Pero la fuerza del mediocampo ha guiado a un grupo de jugadores sin renombre a instancias finales. Nuri Sahin, Mario Götze e Ilkay Gündogan eran nombres poco conocidos en 2008. Jürgen Klopp se encargó de hacerlos crecer en el Borussia Dortmund. Ahora con Wijnaldum, Can y Henderson, el alemán busca repetir la misma dosis. Dotar a sus jugadores de un talento que ni ellos creen tener.
Henderson y Wijnaldum festejando el pase a la final de la Champions League. Cortesía: googlephoto.com
La presión extrema y la posesión de balón marcan el tipo de juego de Klopp con sus equipos. También ha dictado su poca fortuna para las finales.  Dos finales de Europa perdidas como técnico. Una con el Dortmund, en la Champions de 2013, contra el Bayern Múnich (1-2); y otra con Liverpool, en la Europa League de 2016, ante el Sevilla (1-3). En competiciones domésticas, la cosa no es muy alentadora. De ocho finales disputadas, Klopp ganó en tres ocasiones y cayó en cinco. Ese es el precio que ha pagado el alemán por su estilo de juego, mismo que lo ha privado de entrar a la élite.
Finales perdidas de Jürgen Klopp/ Cortesía: AS.com
Un nuevo obstáculo
Los años no pasan en balde. Casi 17 años en el banquillo le han brindado experiencia a Jürgen Klopp. Muchos lo consideran un entrenador de gran nivel, pero le falta algo: ganar la Champions League. Las finales no se juegan, se ganan. Esa es la clave del éxito de técnicos de la talla de Pep Guardiola o Jupp Heynckes. De esto no ha sido capaz Jürgen Klopp. El próximo 26 de mayo, Klopp dirigirá otra final de Champions. Su equipo, el Liverpool, enfrentará en Kiev, Ucrania, al equipo con más títulos y actual bicampeón de dicho torneo: el Real Madrid. 13 copas de Europa están en las vitrinas del cuadro merengue. El club que más se les acerca en títulos es el Milan, con siete. Un claro dominio que demuestra que esa copa fue diseñada para que el conjunto español la gane cuando le plazca. Bajo el mando del estratega francés, Zinedine Zidane, el Real Madrid ha conseguido llegar a tres finales de Champions. Ganó dos y está en la antesala de una tercera. Nadie que ha dirigido a este club puede presumir de eso. Quizás el galo no tenga mucha experiencia en la dirección técnica, pero entiende a la perfección la necesidad del cuadro blanco. Ganar copas y dosificar un vestuario plagado de estrellas, incluido el máximo goleador en la historia del club: Cristiano Ronaldo.

La mejor ocasión

Este 26 de mayo, Jürgen Klopp tiene una nueva oportunidad de consagrarse como un técnico de talla mundial. Las finales perdidas no merman la confianza del alemán en este nuevo desafío.
“He experimentado la derrota muchas veces en mi carrera, con mucha frecuencia ¡Pero sigo vivo y además soy una persona muy feliz! La vida sigue adelante”, dijo Klopp, en el Media Day previo a la final.
Para esta ocasión, el teutón no contará con el plantel con el que fue subcampeón en 2013. Ese Borussia contaba con nombres como Weidenfeller, Hummels, Gündogan, Gotze, Sahin y Lewandowski. Ni así pudieron alzar la copa. Probablemente ahora no tenga una columna vertebral similar, pero cuenta con algo a su favor: la esencia del Liverpool. Si un equipo puede presumir de haberle ganado una Champions al Real Madrid, ese es el conjunto Red. La última Copa de Europa que perdieron los merengues fue en 1981, ante el Liverpool, por 1-0.
El Real Madrid es el equipo más determinante en finales de Champions. De 15 juegos decisivos, ganaron 12, lo que representa el 80% de efectividad para los blancos. Pero el segundo club con más efectividad es el Liverpool. 71.4%, producto de cinco títulos en siete finales para el conjunto inglés. Aunado a esto, el equipo de Klopp es el que más goles ha marcado en la presente Champions, con 40 anotaciones, por 30 del Madrid.   De la mano del tridente con más goles en esta Liga de Campeones (Salah, Mané y Firmino, con 28), Jürgen buscará dar ese paso que anteriormente le fue negado. Ésta es, quizás, la oportunidad que Klopp tanto ha estado esperando.    

Share This: