Nuevas formas de relacionarse para los jóvenes y sus problemáticas

Por: Jaime Andrés Higuera Mariñelarena Las redes sociales han causado un cambio en el desarrollo de la vida diaria de las personas, quienes en búsqueda de estar en comunicación con otras personas, reconocimiento social o tener un medio de expresión de sus ideas acceden a estos medios de manera constante o podría decirse que hasta adictiva, pero donde mas se refleja este fenómeno es dentro de la población juvenil. El Módulo sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (MODUTIH), señaló que 74.2% de los cibernautas mexicanos tienen menos de 35 años esto nos deja ver que en su mayoría los usuarios de internet dentro de nuestro país son jóvenes. También podemos verlo, a través del estudio MKT digital y redes sociales en México, el cual revelo que nueve de cada diez internautas mexicanos son usuarios de alguna red social, esto nos expresa que casi no hay usuario que no las utilice, de esta cantidad de internautas, el 57% son del rango de edad de 6 a 24 años. Redes como Facebook y Tuenti no permiten el acceso a personas que son menores de 14 años, pero basta con que éstos falsifiquen su fecha de nacimiento al introducir sus datos para que puedan crearse un perfil, por lo cual el acceso para los jóvenes y niños es totalmente libre. De acuerdo al MKT digital y redes sociales, los que más utilizan las redes sociales son los jóvenes entre 18 a 24 años teniendo que el 39% tiene una cuenta en Facebook, 48% en Twitter 48% en Youtube 44% en Google + y 26% en Linkeldn. Estos datos nos demuestran que la forma de comunicarse y compartir información de los jóvenes ha cambiado y que poseer una cuenta en alguna red social se ha convertido en algo vital para las personas que no quieran ser excluidas de estos círculos. Con toda esta población juvenil inscrita a las redes sociales, han surgido nuevas problemáticas que afectan principalmente a este sector de los internautas por no saber cuidar la información que publican en algunos de estos espacios y al utilizar las redes sociales para hostigar a otras personas. El ciberbullying es el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. Es un término utilizado para definir las acciones de acoso realizadas desde plataformas tecnológicas, principalmente internet. En México el 40% de los estudiantes de primarias y secundarias padece de algún tipo de violencia escolar, según datos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Y el 90% de los niños y jóvenes han sido víctimas de acoso escolar en algún momento de sus vidas, según el Informe sobre Violencia en la Educación Básica de México realizado por la Secretaría de Educación Pública y la UNICEF. Pero el cyberbullying no se limita exclusivamente a los estudiantes y puede sufrirlo cualquier persona independientemente de su condición sexual, religiosa, física o de genero es un acoso que puede sufrirse las 24 horas al día. Según la Encuesta Nacional de Intolerancia y Violencia realizada por la Secretaría de Educación Pública puede manifestarse principalmente con insultos, apodos y el rechazo social de la persona involucrada. El cyberbulying también se manifiesta en: Colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones. Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, en redes sociales o foros, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona determinados acontecimientos personales, demandas explícitas de contactos sexuales. Usurpar su clave de correo electrónico para, además de cambiarla de forma que su legítimo propietario no lo pueda consultar, leer los mensajes que a su buzón le llegan violando su intimidad. Enviar mensajes ofensivos hacia la persona afectada de manera reiterada o mencionarla en publicaciones que resulten insultantes o que solo contengan insultos hacia esta persona. Hacer comentarios ofensivos o denigrantes en las publicaciones, fotos o videos de la persona. Otra de las características que hacen del bullying online un problema difícil de resolver es que la mayoría de las veces los agresores disfrutan de un anonimato total, además al ser la web un espacio libre es difícil de regular y castigar. El compartir fotos donde se muestren datos personales, ubicación actual o lugares que el usuario frecuenta es un error que cometen usualmente los usuarios jóvenes de estas redes, esto puede facilitar a un secuestro o un acoso y hacia la persona que publica este tipo de datos en una red social. Muchas aplicaciones y redes también utilizan un localizador que permite conocer la ubicación exacta de la persona que las utiliza, aunque en algunos casos, esta opción pueda ser desactivada por el usuario. Si bien cada usuario es responsable por la información que publica en las redes, es menester cuidar lo que se hace publico para no sufrir alguno de estos peligros.

Share This: