Niñez perdida o mejorada

Niñez perdida o mejorada

Por: Ana Martínez

La mayoría de los jóvenes en este tiempo se sabe la historia del abuelo, del tío, de sus padres o de algún conocido que recuerda cómo se esforzaba por llevar dinero a la casa; ya sea, porque en su hogar no había muchos recursos, porque habían quedado huérfanos, o porque vivían en comunidades rurales y el trabajo en el campo era por todos y para todos. Sin  embargo muchos educadores y especialistas fueron aportando a la sociedad esa idea de que los niños merecen crecer de una manera saludable y que es obligación de los padres o tutores que los niños reciban educación para que al crecer puedan tener un mejor futuro.

De acuerdo con La Oficina Internacional del Trabajo, (OIT) se  estima que  250 millones de niños, de entre 5 y 17 años trabajan como mano de obra barata, según el informe, “muchos de estos niños provienen de familias rurales empobrecidas que deben emplear a cada miembro para sobrevivir”.

Estos niños son explotados ya que en su trabajo, mejor conocido como “talleres del sudor”, los exponen a materiales peligrosos además de trabajar como esclavos y morir a temprana edad. Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) afirma el “trabajo” infantil más destructivo es la prostitución donde aproximadamente 2 millones de niños son víctimas de este negocio y según informes en Asia más de 1 millón de menores trabajan en bares y burdeles donde en poco tiempo quedan atrapados en esas redes y algunos, si no es que la mayoría, están infectados por el VIH.

En el mes de octubre los líderes mundiales se comprometieron a poner fin al trabajo infantil en 2025, como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, (ODS) que marca la Organización de las Naciones Unidas, (ONU) para el bienestar de todos los niños; sin embargo, en la India, el primer ministro Narendra Modi afirmó que los niños menores de 14 años pueden trabajar para sus familias, “en nuestro país estamos diciendo que los niños que colaboran en un negocio familiar no entran en ese acuerdo”, declaró Prabhat Kumar, responsable del programa de protección infantil de Save the children en India.

Por otro lado, Amnistía Internacional informó que más de 40 mil niños y niñas de entre 7 y 15 años provenientes del Congo cargan sacos de hasta 40 Kg en jornadas que llegan a las 14 horas diarias; en Costa Rica la participación de menores en la cosecha y recolección del café representa al menos el 50% de la población trabajadora, de acuerdo al Estudio de Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo Infantil en la Agricultura; en Uganda Occidental, las plantaciones de té son trabajadas por más de 40 mil niños , esto lo informa la Organización del Trabajo que además menciona que esta es una cifra  que asciende hasta 50 millones en toda África. En 2013 Human Rights Watch denunció en un informe que  niños de apenas 8 años trabajan en minas de oro en Tanzania, situación que perjudica gravemente la salud de estos pequeños.

Eliminar el trabajo infantil es un reto muy grande que las naciones están desarrollando y por tal motivo se ha establecido que el día 12 de junio de cada año sea el Día mundial contra el trabajo infantil, esto con el fin de apoyar a las empresas en sus acciones para eliminar el trabajo infantil en sus cadenas de producción ya que según Naciones Unidas 168 millones de niños todavía son víctimas del trabajo infantil, todas las cadenas de suministro, de la agricultura a la manufactura, de los servicios a la construcción, corren el riesgo de que el trabajo infantil esté presente.

En Sinaloa, México, el pasado 10 de noviembre, la Presidenta Honoraria del Sistema Nacional DIF, Angélica Rivera de Peña afirmó que se ha alcanzado un logro en la protección integral de los derechos de los niños , luego de que el presidente de México, Enrique Peña Nieto promulgara la Ley General de Derechos de niñas, niños y adolescentes.

De acuerdo a la funcionaria, se han instalado 32 sistemas estatales de Protección Integral. “Esto es muy importante pues uno de cada tres mexicanos es una niña, un niño o joven que merece todas las oportunidades para desarrollarse”, destacó Angélica, quien también aseguró que en el DIF se ha trabajado para garantizar que los menores puedan estudiar, jugar, descansar y sobretodo, ser felices.

Aunque todavía vemos niños trabajando en las calles, como lo es en los mercados o ayudando en los negocios familiares, son pocos, ya que se ha hecho más consciencia en los padres de familia en que si quieren que sus hijos logren estar más arriba, es necesario la educación y sólo se puede lograr apoyándolos en todo, pues ese es un derecho que todo niño tiene; así que sigamos luchando contra el trabajo infantil, si vemos algún tipo de maltrato, hay que tener valor para denunciar y así mejorar nuestras próximas generaciones.

Share This: