MUCHO: Museo del Chocolate en la colonia Juárez

La casa del chocolate

Una radiante casa porfiriana que data de 1909, lugar en donde desde la entrada se percibe un delicioso aroma…a chocolate. Ubicada en el corazón de la Ciudad de México, en el número 45 de la calle Milán en la colonia Juárez.    Por: Jessica Calderón  MUCHO Se respira una esencia embriagante y dulce que hace despertar todos los sentidos, que hace cerrar los ojos y recordar momentos especiales en torno a ese  olor tan exclusivo que nos regala el alimento de los dioses.  El cacao. Al estar ya en el interior del Museo del chocolate y probar por primera vez la almendra del cacao tostado, a la que primero se debe quitar  la cáscara para poder disfrutar de un sabor suave al inicio, que al triturar por completo con los dientes empieza a crear un amargo profundo que te provoca algunas muecas, aún así se puede dejar de masticar. Es un instante satisfactorio. Dirigirse por las escaleras pequeñas y sombrías, junto a esa máquina que aportó la famosa chocolatería mexicana “Moctezuma”,  aumentan las ganas de averiguar ¿qué es lo que se encontrará en la parte de arriba?

Pisos con aroma y sabor

En la parte alta, se ubica la primera sala, llamada “la cocina de la Chontalpa”,  una habitación bastante luminosa formada por una colección de metates, algunos con semillas de cacao y unos cuantos molinillos que el público ha donado a este aromático lugar pero este sitio resalta por la frase que habita en una de sus cuatro paredes blancas: “Con metate se hace el chocolate”. Enseguida nos encontramos con el guión histórico, en el que se pueden observar los orígenes mexicanos del cacao, el cual llegó a valer tanto que se utilizaba como moneda y que los olmecas regalaron a los mayas, estos a los mexicas y a la llegada de los españoles hubo un encuentro de dos culturas, así que ellos llevaron este manjar a Europa.

El origen de la delicia

Después llegamos a una de las partes más importantes que está llena de fotografías en donde puede verse el ecosistema del cacao, el cual crece en la selva tropical, en árboles delgados de aproximadamente diez metros de altura  llamados “cacaoteros”, En ellos nace un fruto o baya llamado “maraca” que puede tornarse rojo o amarillo y por dentro contiene las deliciosas almendras de cacao, con las que se crea el tan famoso e irresistible chocolate  que todos conocemos a la perfección. cacao-1 También podemos observar utensilios de diferentes épocas en regiones de México como son Puebla, Taxco y Veracruz; además hay chocolateras que usaban en otros países como Alemania y Suiza. Asimismo en  esta sala se encuentran las primeras presentaciones de varios chocolates que conocemos en nuestro país, como el Carlos V, Chocomilk, Chocolate Morelia, Chocolate Ibarra y Vaquita en polvo, sin duda hemos disfrutado de todos ellos alguna vez y nos hace recordar nuestra infancia.

¿Cómo se hace?

Claro que no puede faltar la transformación de las semillas de cacao en donde primero lo dosifican y lo mezcla, después se pre refina, se refina, se cocha, se vuelve chocolate líquido y de ahí se coloca en moldes especiales para formar esa rica barra de suave y cremoso, chocolate. Puede combinarse con varias especias como la pimienta y esencias como la vainilla para añadirle un toque diferente y exótico. Además este museo está lleno de obras de arte contemporáneo hechas nada más y nada menos que de chocolate, sin duda es un lugar para deleitar la vista y el olfato. Una de las principales obras y la más emocionante es la habitación de paredes rosas cubierta completamente por 2981 tablillas de chocolate, un paraíso con un aroma apetitoso y tan irresistible que de inmediato el olfato se convierte en la principal orientación y comienza a disparar recuerdos. Incluso existe un refractario gigante que contiene cacao en polvo en el que además de soltar una fragancia exquisita, se puede dibujar cualquier cosa, nosotros no resistimos y comenzamos a escribir…

La tienda del sabor

Al llegar al final de este grato recorrido entramos a la tienda en donde está a la venta chocolate de mesa para preparar en agua o leche, chocolate macizo, semi amargo, dulce, con canela, almendras o solo, con frutos secos o especias, combinado con chile pasilla, mole, chile con limón, menta o pimienta. Tienen tazas de peltre, muy mexicanas, molinillos y jícaras  para disfrutar de tu bebida favorita hecha con chocolate. DSC_0940 Pero lo que más se nos antojaba era probar cualquier alimento de los que vendían en la cafetería a la que llaman “Fonda Cacao” en donde hay debidas tradicionales como tejate, tascalate y pozol, principalmente elaboradas con chocolate de Oaxaca y Cocoa natural de Tabasco, hay chocolate con leche o agua que puede tomarse frío o caliente y pan Gourmet, desde brownies con cacao en trozos  hasta tamales de chocolate con nueces o arándanos. Ahí finaliza el recorrido de aquel magnífico lugar dedicado al cacao y al chocolate para promover sus orígenes y fomentar la cultura. Te dejará un agradable recuerdo de su aroma y sabor a México.

Share This: