Muerte gestacional: una causa de apatía social

Un duelo puede durar meses o incluso años cuando hay que decirle adiós a un ser querido. Cuando el ser querido es alguien a quien jamás conocimos, la idea de vivir un duelo se convierte en algo impensable, algo que socialmente debe ser negado por uno mismo, por la familia o las personas en general. La muerte gestacional, como causa de apatía social.

Por: Nancy Escutia

La muerte gestacional y la desinformación social

Sabías qué…

Si entras al buscador de internet, pones las palabras muerte gestacional, duelo gestacional o fetal, te darás cuenta que éste es un tema del que se habla poco, ya sea por dolor o simplemente por ser algo que la gente sabe pero no se atreve a mencionar. En un intento por saber más del tema, los resultados obtenidos por el buscador fueron en su mayoría de foros en los que tanto mujeres como hombres buscan un refugio y empatía con otras personas que han sufrido un deceso igual o similar. No obstante al dirigir la atención al apartado de noticias  la poca información y la existente son parecidas a los foros, “como superar la pérdida” y algunas cuantas de las posibles razones del deceso.

Una historia sin fin

Mónica es parte de una de esas mujeres que no lograba encontrar consuelo con nada, después de la pérdida de su bebé se perdió a ella misma y a todo lo que había construido, antes era una mujer fuerte, deseosa de formar una familia.  La relación son su familia solía ser buena, los fines de semana había fiestas, comidas, reuniones, la alegría parecía verse completada tras la noticia del embarazo, Mónica ya tenía 7 semanas. 

Cuando supo que su vientre estaba generando una nueva vida, las ilusiones no dejaron de crecer. Su vida cambió completamente, tenía 27 años, una buena edad según los médicos para quedar en estado. Una familia maravillosa, un esposo consentidor. Estaba en el momento perfecto de su vida. El pequeño ser era esperado con ansias, todo parecía marchar bien. Nadie imaginó que el día de su llegada sería a su vez, la despedida…

El día del parto llegó, pero Mónica aún no tenía contracciones, llegaron al hospital, la revisaron y fue ahí donde le dieron la noticia que el corazón de la pequeña ya no latía. La extracción del feto se llevó a cabo, ella se llenó la cara de agua sabor a sal, entro al quirófano.  Adolorida, “destruida emocionalmente”, nadie la orientaba, nadie le decía que podía llorar.

“Me recuperé en una sala donde otras familias  festejaban un nacimiento.  En el hospital difícilmente orientan a los padres cuando nace un bebe muerto. Falta información, es duro cuando en la familia se habla de nietos, de sobrinos, y el tuyo no cuenta"

muerte gestacional

Así como el caso de Mónica hay otros más, como el de Noelia, una mujer que perdió a su bebé cuando tenía 22 semanas de gestación, se hizo una ecografía de rutina, en ésta le informaron que el corazón de su bebé se había detenido, una semana atrás, el médico indicó su internación para inducir el parto. Cuando le preguntó a un médico de guardia en el piso qué iba a pasar con el bebé, este le respondió: "Es muy chiquito para hacerle una autopsia. Aparte, es algo que pasa seguido. No vale la pena". El cuerpo de su bebé jamás le fue entregado, no pudo siquiera verlo. Le negaron el derecho de llorarle y vivir su duelo.

Más de 2.6 millones de muerte gestacional en el mundo

Una edición especial de la revista The Lancet se ocupó de la muerte intrauterina o muerte gestacional. Un revelamiento de información de 186 países, dio cuenta de la magnitud de los decesos, al menos 2,6 millones de bebes en gestación mueren al año en el mundo, con la mitad de los casos durante el trabajo de parto y el nacimiento. En el país, la estadística habla de que la muerte fetal representa el 0,45% de los nacimientos anuales. Lo que significa que hay alrededor de 14 casos por día. En la serie publicada se define esa muerte como la pérdida de embarazos de 22 semanas de gestación o más.

En el 2010 se registraron 55 muertes fetales antes del nacimiento y 19 posteriores al nacimiento,

el número de muertes fetales tardías fue 108 antes de nacimiento y ocho posterior al nacimiento.

En la siguiente tabla se localizan algunas de las principales causas de muerte fetal:

Estos casos son sólo algunos de tantos que existen en el mundo a causa de la muerte gestacional.  Mujeres que sufren una pérdida de un ser que llevan en el vientre, nadie las prepara para esto.

El duelo gestacional está  socialmente negado

Tras esta muerte las mujeres y hombres pueden llegar a sufrir una depresión severa. Nadie puede entender su dolor, la familia o amigos evitan el tema por temor a tocar la herida. Los padres se sienten culpables, piensas que no tienen derecho a llorar la pérdida del bebé al que jamás conocieron.

Otra cuestión preocupante es el lugar que toman los médicos, "hay expertos que dan la noticia restando importancia al aborto, y animan a la madre con toda su buena voluntad con frases como 'no te preocupes que aún eres muy joven, puedes volver a intentarlo'. Y esto es un verdadero error. La madre y su pareja tienen derecho a llorar su pérdida", afirma Al-Adib Mendiri.

       La apatía social

Por ello es importante que los profesionales no resten importancia al suceso, sino al contrario, escuchen las inquietudes de las pacientes y así orientarlas adecuadamente.

En algunos casos, cuando la muerte gestacional ocurre antes de las 20 semanas de gestación, el producto es manejado como algo inservible y finalmente es desechado.  Los padres no tienen tiempo de ver siquiera los cuerpos de sus bebés, sólo en algunos cuantos casos los productos que llegaron a término son entregados a sus progenitores.

Muchos de ellos no tuvieron un nombre como la pequeña de Mónica, u otros casos como el de Noelia, en el que amaron con intensidad a un ser al cual nunca pudieron ver crecer.

Share This: