Maternidad en prisión

Maternidad en prisión

Por: Juan Pablo Reyes

@jpressmx

Se acerca el Día Internacional de la Mujer y en México existen mujeres que cuidan y ven crecer a sus hijos encerradas en pequeñas celdas, inmersas en la violencia y, en ocasiones, sufriendo condiciones infrahumanas pues se convirtieron en mamás estando en prisión.

En México, de acuerdo a información de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, existen únicamente 16 centros destinados exclusivamente para el internamiento de mujeres y más de 68 penales considerados como mixtos, en los cuales viven purgando una sentencia con más de 377 menores de edad con ellas.

Los reclusorios mixtos y los habitados únicamente por mujeres son centros que, según organizaciones civiles, no cuentan con una perspectiva de género en su construcción; lo mismo sucede con la ley al momento de delimitar las necesidades de una mujer para ser reinsertada en sociedad.

“Las consecuencias sociales y psicológicas de la mujer y de los menores son actualmente un asunto urgente en cuál las autoridades correspondientes y la sociedad civil debemos actuar”, exponen las dirigentes de la agrupación Reinserta a un Mexicano.

La organización expone que los menores que actualmente viven en prisión con sus madres presencian de manera constante situaciones de violencia, duermen en celdas con sus mamás, en espacios con sobrepoblación y en condiciones infrahumanas.

También son privados, durante los primeros años de su vida, de conocer el mundo al cual eventualmente se tendrán que enfrentar.

Por cierto, dada la inexistencia de leyes y menos aún, políticas públicas dedicadas a este tema, la edad de permanencia en los reclusorios depende de cada entidad federativa. Actualmente se han detectado menores de hasta 12 años de edad viviendo dentro de los centros.

“Hasta la fecha, jurídicamente hablando, las niñas y niños que nacen y viven en prisión están completamente olvidados. La ley no los reconoce como un grupo vulnerable por su situación de reclusión y el presupuesto penitenciario no incluye una partida para cubrir sus necesidades básicas. No existen programas sociales que los incluya y dependen meramente de la buena relación que pueda tener un gobierno entre sí, o de las donaciones que la sociedad civil pueda dar”, expuso Saskia Niño de Rivera, fundadora de Reinserta a un Mexicano.

A la espera de sentencia

Precisamente, será la Suprema Corte de Justicia de la Nación la que próximamente resuelva un asunto en el que se decidirá si resultan contrarias al interés superior del menor y el derecho a la protección de la familia las legislaciones locales que establecen que “los niños que residan con su madre interna, no podrán permanecer en las cárceles después de cumplir tres años de edad.

Al revisar este asunto, el máximo tribunal del país podrá  pronunciarse sobre el interés superior del menor y la protección a la familia, en el contexto de los menores que nacen y viven con sus madres dentro de las prisiones mexicanas. Sobre todo cuando, este tema no ha sido abordado a cabalidad por la jurisprudencia de la Corte.

La resolución del asunto implicará establecer algún criterio sobre si existen medidas intermedias para proteger a los niños, además de ordenar que abandonen el Centro de Reinserción. También podrán determinarse los deberes de las autoridades penitenciarias para garantizar los derechos de los niños cuando se ordene que deben separarse de sus madres.

Share This: