Las armas de Rápido y Furioso

Ariadna Ortega

Algunas aseguradas, otras localizadas en masacres y cientos más desaparecidas en territorio mexicano, es el destino que tuvieron las armas del fallido operativo "Rápido y Furioso" de la Oficina Federal para el Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de Estados Unidos, mismo que puso en el ojo de la polémica al gobierno estadounidense por permitir el trasiego de armas a México.

La operación fue lanzada desde Arizona por ATF (Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos) en octubre de 2009 y tenía como principal objetivo atrapar a los narcotraficantes mexicanos que adquirieran las armas en la Unión Americana de manera ilegal, pero todo se salió de control, permitiendo que cerca de dos mil armas de fuego llegaran a México, de las cuales, hasta el año pasado, más de 1,400 no habían sido ubicadas. El problema llegó hasta el Fiscal Eric Holder, quien fue exonerado este año.

Al menos otras 57 armas provenientes de “Rápido y Furioso” fueron recobradas en sitios relacionados a homicidios y secuestros en territorio nacional. En tanto, a través de una carta difundida por el diario Los Ángeles Times, el Departamento de Justicia reconoció que armas del operativo fueron utilizadas en 11 crímenes violentos perpetrados en Estados Unidos, entre ellos el homicidio de Brian Terry, un agente de la patrulla fronteriza.

El periódico angelino detalló que los sucesos ocurrieron en varias ciudades de Arizona, incluyendo Phoenix, y El Paso. En dos crímenes distintos cometidos en esas ciudades, se incautaron 42 armas del operativo.

La controversia llegaría hasta la cúpula del Presidente Barack Obama, a quien los republicanos en el Congreso federal acusaron en octubre pasado de permitir el tráfico ilegal de armas a México con el pretexto de querer atrapar a capos del narcotráfico como Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, informó Proceso.

“La operación 'Rápido y Furioso' no fue estrictamente una estrategia concebida localmente por la oficina del ATF de la ciudad de Phoenix (Arizona), sino el producto de un plan deliberado a los más altos niveles del Departamento de

Justicia, enfocado a identificar a los líderes de una red grande de tráfico de armas”, señaló un reporte.

Por su parte, el congresista Darrell Issa afirmó el año pasado que más de 200 mexicanos murieron a causa de las armas involucradas en el operativo. Entre ellos se podrían encontrar algunos de los jóvenes asesinados en un centro de rehabilitación en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Otro caso ocurrido en México fue el asesinato del agente Jaime Zapata en San Luis Potosí el año pasado. Con este homicidio se daría a conocer el operativo.

Según Proceso, con base en documentos del Departamento de Justicia, los congresistas aseguran que "hasta julio pasado se habían recuperado 122 armas conectadas con la operación en 48 decomisos realizados por las autoridades mexicanas".

Y mientras las armas siguen apareciendo a cuentagotas, las que aún faltan por localizar podrían seguir siendo usadas en diversos crímenes por años.

BALACERA EN TIJUANA

Un fuerte enfrentamiento se registró el 26 de abril de 2008 en Tijuana, Baja California, originado por la fragmentación entre las células del cártel Arellano Félix.

La refiega culminó con 18 sicarios de facciones distintas de la célula criminal muertos.

Hasta este año un arma comprada en 2008 en Arizona fue hallada en el sitio del conflicto.

MATANZA EN "EL ALIVIANE"

Doce sicarios armados con fusiles AK-47 entraron el 2 de septiembre de 2009 al centro de rehabilitación “El Aliviane” en Ciudad Juárez, Chihuahua y abrieron fuego contra un grupo de jóvenes entre 18 y los 30 años que rezaban en el sitio. Murieron 16 personas.

Años después, en febrero de 2012, elementos de la Policía Federal detuvieron en la ciudad de León, Guanajuato, a José Antonio Torres Marrufo, presunto responsable de la masacre e identificado como lugarteniente de Joaquín "El Chapo" Guzmán y líder del grupo de sicarios conocido como Gente Nueva, que opera al servicio del cártel de Sinaloa.

Durante su detención, se le aseguraron diversas armas, algunas pertenecientes a "Rápido y Furioso".

BRIAN TERRY

Brian Terry trabajaba como agente de la patrulla fronteriza estadunidense cuando fue asesinado la noche del 15 de diciembre de 2010.

Ese día, dijeron portavoces de Aduana y la Patrulla Fronteriza, se desencadenó un tiroteo con delincuentes cerca de la frontera de Arizona con México, en el cual perdió la vida el agente.

Tiempo después se revelaría que dos armas, pertenecientes al operativo "Rápido y Furioso" y adquiridas en Phoenix, fueron empleadas para ultimar a Terry.

MASACRE DE VILLAS DE SALVÁRCAR

La cadena Univisión reveló el pasado 1 de octubre que tres armas de alto poder ligadas al operativo “Rápido y Furioso” del gobierno de Estados Unidos fueron utilizadas en la masacre de jóvenes de Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, Chihuahua, ocurrida en 2010.

Según un documento del Ejército, las armas, calibre 9mm y 7.62, fueron usadas por los sicarios que atacaron una fiesta que se realizaba en el fraccionamiento Villas de Salvárcar, la noche del 31 de enero de 2010 a la que acudieron cerca de 60 personas y que dejó como saldo 17 muertos y 15 heridos, en su mayoría jóvenes.

Jefes del cártel de Juárez confesaron haber ordenado la masacre al enterarse que supuestamente en la fiesta había miembros de una banda rival, pero en su mayoría los presentes eran estudiantes del CBTIS 128.

Sin embargo, el 30 de octubre pasado la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) rechazó cualquier vínculo entre la operación “Rápido y Furioso” con la matanza.

ASESINATO EN TUBUTAMA

El Departamento de Justicia de Estados Unidos determinó que el 1 julio de 2010, "aproximadamente una docena de armas fueron recuperadas en Sonora, tras un tiroteo entre dos cárteles mexicanos rivales" que dieron como resultado 21 muertos en el municipio de Tubutama.

"Una de las armas recuperadas había sido comprada por el sospechoso de la operación Rápido y furioso, Joshua David Moore, el 11 de noviembre de 2009”. Se trataba de la AK-47 de Lone Wolf.

El rastro del armamento adquirido por Moore había desaparecido siete meses antes de los asesinatos.

MARIO GONZÁLEZ

Mario González Rodríguez, hermano de la ex procuradora de Chihuahua, Patricia González, fue secuestrado en octubre de 2010. Durante su cautiverio, González reveló, a través de un video difundido en YouTube, que su hermana protegió al grupo criminal La Línea y que presuntamente ordenó el asesinato de los periodistas Armando Rodríguez y Enrique Pereas.

El 5 de noviembre de ese mismo año su cuerpo fue hallado por la Policía Federal semienterrado en una vivienda en construcción de la colonia Granjas Valle, al norte del estado.

Casi un año después, la cadena CBS confirmó que al menos dos variantes de rifles AK-47 procedentes de "Rápido y furioso" fueron hallados en la escena de un enfrentamiento entre las autoridades y los presuntos asesinos de González.

JAIME ZAPATA

El 15 de febrero de 2011 dos agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus siglas en inglés) fueron baleados en San Luis Potosí, cuando viajaban en un auto con rumbo a Monterrey, Jaime Zapata murió y Víctor Ávila resultó lesionado.

Días más tarde, el 1 de marzo, se reveló que el arma utilizada para asesinar al agente estadounidense fue adquirida a través de una red de contrabandistas que operaba en Lancaster, al norte de Texas.

La muerte de Zapata inició la revelación de la operación "Rápido y Furioso". Durante la investigación del homicidio, agentes de la Oficina para el Control de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, por sus siglas en inglés), descubrieron que el arma que mató al hombre fue una de las que permitieron entrar a México. A partir de entonces, empezó a salir a la luz información sobre el operativo.

Se identificó a Julián Zapata Espinoza, alias "El Piolín", como el presunto responsable del asesinato del agente.

ATAQUE A JESÚS ALBERTO HURTADO

El 18 de diciembre de 2011 un comando atacó al jefe policiaco del distrito Centenario de Tijuana, Jesús Alberto Hurtado Estrada. Era el segundo atentado en su contra.

El comandante repelió la agresión, pero tanto él como su hijo resultaron heridos.

Hurtado Estrada fue asesinado el 29 de marzo de 2012.

MISS SINALOA 2012

Durante un enfrentamiento entre militares y miembros del crimen organizado en El Palmar de los Leal, en el municipio de Mocorito, Sinaloa, realizado el 24 de noviembre, perdió la vida María Susana Flores Gámez, Miss Sinaloa 2012.

A casi un mes de los hechos, CBS, citando fuentes federales, informó que un rifle AK-47 de la operación "Rápido y Furioso" fue recuperado de la escena del crimen.

El rifle habría sido localizado en la zona del enfrentamiento en el que falleció Flores Gamez y habría sido comprado en un mercado de armas de Arizona en marzo de 2010 por Uriel Patiño, un sospechoso de haber adquirido más de 700 armas de fuego, según autoridades estadounidenses, bajo la vigilancia de la ATF.

Share This: