Las agresiones a los silbantes destruyen el futbol mexicano

Las agresiones a los silbantes destruyen el futbol mexicano

Por: Emilio Espinosa

De nueva cuenta, una agresión a un juez central por parte de un jugador que milita en el balompié mexicano, dejó en claro la actitud del futbolista que juega en territorio nacional frente a los nazarenos.

Diego Novaretti, del club León, agredió al silbante Rosendo Bermúdez de la MLS, quien fue el encargado de pitar el partido amistoso jugado en Estados Unidos frente a Santos en el marco del parón internacional por fecha FIFA, como informa el diario deportivo Record en su portal web.[1]

Horas más tarde de la agresión al silbante estadounidense, la Federación Mexicana de Futbol informó mediante un comunicado enviado por la Comisión Disciplinaria la suspensión temporal del jugador Esmeralda, por estar siendo investigado ante el acto que ocurrió el pasado miércoles 22 de marzo en el Toyota Stadium de Frisco, Texas.

En el comunicado se lee que:

En virtud de lo anterior y hasta en tanto esta Comisión no se pronuncie sobre el fondo del asunto, con fundamento en el artículo 83, párrafo 1, del Reglamento de Sanciones, se determina que el jugador Diego Novaretti se encuentra suspendido de manera temporal para participar en cualquier División o Competencia del Torneo Clausura 2017, así como también en partidos amistosos, por estar involucrado en un proceso de investigación”.

Con lo sucedido, hasta ahora, es la tercer agresión en el mes de marzo que un jugador comete a un árbitro. Anteriormente, por actos semejantes a la del jugador argentino del León, el futbol en México tuvo que suspenderse por la huelga arbitral que protagonizaron Luis Enrique Santander, José Luis Camargo, Fernando Guerrero y todos los afiliados a la Asociación Mexicana de Árbitros (AMA), por el no castigo ejemplar a los jugadores Pablo Aguilar y Enrique Triverio del Club América y Toluca respectivamente, que dejó la jornada 10 de la Liga Mx sin disputarse.

El caso ‘Aguilar y Triverio’ quedó previamente resuelto en el futbol mexicano con la suspensión de un año para ambos jugadores con pasaporte extranjero y que a su vez generó la reincorporación de la Liga y Copa del país azteca.

Anteriormente, la seguridad de los árbitros se han visto expuesta desde tiempo atrás, hace nueve años, una agresión similar también dejó fuera por un año al exjugador argentino Cristian Zermatten, delantero de Pumas en el invierno de 1998, cuando atacó al exárbitro mexicano Felipe Ramos Rizo en un partido de la jornada 5 contra el Guadalajara, que terminó 0-1 para las Chivas.

El exjugador argentino, en plática con Medio Tiempo, habló de lo sucedido y recomendó a sus compañeros de profesión “que hay que tratar de pensar y tomar la sanción que la Federación les dio, tratar de aceptar si hubo un error y aprender, seguir entrenando, mejorando y que su carrera sigue, no se va a terminar en un año, yo jugué 20 años, es una marca sí, pero no fue el fin”.[2]

Otra agresión grave que sucedió en el futbol tricolor, se dio hace 7 años cuando el árbitro Rafael Román Medina fue golpeado por Rubens Sambueza en diciembre de 2010 en un partido entre Atlas y Tecos, luego de que el silbante terminó por expulsar al jugador argentino. Sambueza por dicha acción fue castigado por 5 partidos de suspensión.

Ante lo acontecido, el futbol mexicano se ha manchado con agresiones y la falta de respeto entre jugadores y árbitros, pero cabe mencionar que todos los acontecimientos de gravedad se han dado por futbolistas sudamericanos, entiéndase extranjeros.

[1] http://www.record.com.mx/futbol-futbol-nacional-liga-mx-leon/novaretti-suspendido-de-manera-temporal-tras-agresion
[2] http://www.mediotiempo.com/futbol/2017/03/13/la-carrera-no-se-termina-por-un-ano-suspendido-cristian-zermatten

Share This: