La reproducción de la falsedad

La reproducción de la falsedad

Por: Camila Lara Pelejero

El 2 de diciembre de 2016 se hizo del conocimiento público una nota en importantes medios nacionales que hablaba sobre un operativo realizado por militares en la carretera Guerrero Acapulco en el cual se detuvo un tráiler que llevaba 300 niños sin vida y órganos.

Hoy día que una noticia se propague como fuego salvaje es muy fácil. No importa si la información tiene fuentes confiables, si está redactada de manera convincente y tiene imágenes que sustenten lo que se dice pronto terminará circulando en Facebook, Twitter o cualquier otra red social existente.

Hablando como audiencia que consume información, hay que ponerse a pensar primero en lo que se lee, revisarlo de manera cuidadosa y analizar lo que se dice antes de compartirlo. Sin embargo, el último paso no se hace muy seguido. La gente no repara en revisar las notas y lo da por bueno por la fuente y es así como se reproducen la desinformación y la falsedad.

Muchas veces estas noticias permanecen en las páginas de los medios hasta que alguien se da la tarea de revisar los contenidos o hasta que alguien de las fuentes involucradas se entera y desmiente lo que se dice (eso si tienen suerte). Este fue el caso de la nota acerca de estos traficantes de niños que fueron encontrados por militares.

La nota persiste circulando aunque ya se dio a conocer que esta información es falsa. La declaración, o mejor dicho aclaración, fue hecha por medios diez días después.

Esta nota ya ha obtenido múltiples reacciones en el transcurso de tres semanas. Si hay algo que no me queda claro es cómo pudo haber crecido tanto si la nota no iba firmada por alguna autoridad perteneciente al diario, también carecía firma de reportero o agencia de información y no tenía fuentes de carácter oficial. Sólo se sostenía de la voz de uno de los involucrados y de un par de fotos que bien podrían ser niños de Siria, una fotografía de un hombre detenido en Baja California, los militares con una patrulla de policía federal y un camión en el que hay hombres de trajes blancos de los cuales no hay un pie de foto o una explicación coherente de su aparición en la “escena del crimen”.

Otro caso similar se dio a los pocos días de que Donald Trump se colocara como ganador de las elecciones para presidente de Estados Unidos el pasado noviembre. Esta situación  desencadenó múltiples reacciones así como una ola interminable de memes y por supuesto bromas. Uno de los supermercados de la cadena  Soriana lo llevó al extremo y al momento de realizar los cobros en los tickets al final de los artículos ponía “DONATIVO ADICIONAL MURO TRUMP 10”. La queja de quienes compraron se abrió voz de manera inmediata y hubo gente que captó la broma así como hubieron personas que no.

Esto me pone a reflexionar en el compromiso de los medios hoy día. Es cierto que debido a la premura de ganar la nota se omite la revisión de fuentes y que como reportero el primer filtro es uno mismo, sin embargo esto se deriva a los editores quienes claramente pocas ocasiones revisan la información de otros y permiten que las notas se publiquen tan cual . Hoy día los medios se dedican a reproducir información más que crearla y eso lleva a que las audiencias pierdan criterio y exclusivamente consuman información además de que también desvía los propósitos del periodismo y demerita la profesión.

Esta brecha de desinformación combinada con el humor mexicano le abrió paso a la creación del Deforma, medio digital que en muchas ocasiones ha causado ruido entre los consumidores de información en línea puesto a que escriben noticias parodia tan convincentes que podrían pasar por verdaderas terminando así en boca del mundo virtual, tanto así que medios internacionales han llegado a reproducir notas de este “medio”.

Hay que poner sobre la mesa que también se expone una carencia de criterio y ética profesional que está dejando expuestos a los medios y periodistas ante el público al que se pretende informar. Uno como periodista sabe que la información es de procedencia dudosa cuando no tiene fuentes, sólo testimonios de los involucrados agraviados, no va firmada por ninguna agencia, editor o reportero.

Las razones por las que aun así las notas se publican pueden ser muchas, y es cierto que los errores humanos siempre pueden estar presentes, pero no debemos olvidar que como profesionistas tenemos una gran responsabilidad a nuestro cargo que es informar de manera oportuna y veraz a la ciudadanía. Desafortunadamente este tipo de situaciones conllevan a que la gente pierda la confianza en quienes los informan y se acerquen a los que los informarán peor.

Es cierto que la competencia de ganar la nota pesa más que la información que se obtiene. En estos casos uno pensaría que la figura de los editores no es suficiente y que se requeriría la aparición de un FactChecker en los medios mexicanos. Tal vez de esta forma se pueda recuperar la confianza entre los ciudadanos y los periodistas.

Si el periodismo mexicano aún aspira a figurar o quiere mantenerse el FactChecker debe ser introducido en las redacciones en caso de que los editores no puedan salvar el trabajo de los reporteros al momento de revisarlo.

Yo sostengo que la mejor solución para combatir la desinformación, la falta de revisión de documentos y testimonios es mediante esta figura del FactChecker que funcione exclusivamente como un mediador entre editores, reporteros y fuentes para así proteger la información  y que nuestro trabajo no nos demerite ni demerite a otros.

Fuentes:

http://ixtapayzihuatanejo.com/falsas-las-noticias-del-hallazgo-cuerpos-ninos-sin-organos-guerrero/

http://www.notidays.com/militares-detienen-camion-que-trasportaba-ninos-muertos-sin-organos-en-la-carretera-guerrero-acapulco/

http://www.teotihuacan-en-linea.com/2016/11/aparece-imagen-con-supuesto-cobro-para.html

http://eldeforma.com/2014/03/26/confirmado-qatar-se-queda-sin-mundial-mexico-seria-la-nueva-sede/

http://tiempo.hn/acapulco-militares-detienen-camion-transportaba-ninos-muertos-sin-organos/

Share This: