La muerte de un prometedor fotógrafo

Rubén Zermeño

La mañana del 22 de febrero del año en curso los lentes fotográficos volvieron a teñirse de sangre y el gremio periodístico se puso de luto. Rémi Ochlik, reportero gráfico de origen francés encontró la muerte tras el bombardeo al barrio de Baba Amr en la ciudad de Homs en Siria.

Con tan sólo  29 años de edad  y después de cubrir los conflictos de la primavera árabe Ochlik se posicionaba entre los grandes como un prometedor talento al haber ganado el primer lugar del Word Press Photo en la categoría Historias con su trabajo Battle for Libya.

Rémi comenzó sus estudios fotográficos en la Icart-Photo de París. En 2004 y a la edad de 21 años presentó un trabajo sobre Haití que le valió múltiples galardones entre los que se encuentran el François-Chalais. Tiempo después fundó su propia agencia fotográfica llamada IP3 Press con la cual cubrió la guerra de la República Democrática del Congo, la epidemia de cólera y la elección presidencial de 2010 en Haiti.

En 2011 el fotoperiodista fue testigo de las revueltas en los países árabes, Túnez, Egipto y Libia. En entrevista para El País recordó “Fue un año increíblemente lleno, cada país tenía su propia vivencia en relación a su régimen, pero la esperanza, el aliento y los eslóganes eran los mismos. Los pueblos se movían con el mismo sentimiento de estar hasta las narices; y yo con el de estar allí donde se jugaba la historia”.

Medios franceses reportan una situación dramática en Homs, los francotiradores del régimen de Bachar el Asad “disparan hasta los gatos”.  En el bombardeo también resultó muerta la corresponsal de guerra Marie Colvin y fuertemente herida en las piernas la colaboradora de Le Figaro, Edith Bouvier.

El 4 de marzo arribaron en el vuelo 571 de la compañía Air France los restos de los dos periodistas a Francia, luego de dificultades para repatriar los cuerpos.

Share This: