La guerra como forma de vida

Por: Fernando Villa Morales

La guerra es una de las actividades más atroces que hay en el mundo, pero también deja una gran derrama económica para los países que se involucran más en este tema. También es la forma de vida de muchas personas, pues hay mucha gente involucrada como es el caso de los periodistas, pues día a día son cientos los hombres y mujeres que se encargan de dar a conocer lo que sucede en los lugares del país en los que la mayoría no quisiera estar.

José Luis Arévalo, periodista y conductor de El noticiero por ForoTV, es uno de estos periodistas que arriesga su vida por hacer lo que más le gusta, por contar las historias que nadei más se atrevería y buscar el lado humano de la muerte y devastación que hay día a día en una guerra.

Actualmente, Arévalo ha cubierto seis conflictos armados en su trayectoria. Pero al llegr a Televisa en seguida lo mandaron a la guerra. Fue un proceso que lo llevó, poco a poco, a ser corresponsal, luego conductor hasta llegar a ser Director del área internacional de noticieros Televisa, puesto que dejó reciéntemente pues le gusta estar en el lugar de la noticia.

“Llevo seis guerras y pretendo regresar a otra. Hay por ahí proyectos para regresar. A mí es una parte que me gusta, que la gente me dentifica con eso y me gusta la adrenalina para estar en un lugar de estos; además, cubrir una guerra, independientemente de la parte periodística que es muy interesante porque debes de tener mucha creatividad porque al final todos los días es lo mismo, todos los días caen bombas y todos los días matan gente, tú debes buscarle un enfoque distinto. Buscar historias humanas, del lugar que si hay agua o no, que si hay toque de queda o no, que si hay una invasión. Otra cosa por la que siempre levanto la mano para ir es esa parte humana, el aprendizaje que te da, las condiciones de vida en un lugar de estos, de ver la catástrofe que es una guerra y que debes salir adelante sin comer, sin bañarte, que debes de trabajar y todo ese ambiente. Desde el 99 he cubierto seis y espero poder ir a otra”.

En sus inicios nunca se imaginó estar en la televisión y menos en una empresa que domina los ratings en cuanto a noticieros. Llegó por coincidencia y no se arrepiente de nada.

“Yo estudié Comunicación, pero nunca creí dedicarme al periodismo. Sí me veía en la tele, pero tal vez como director de cámaras o en la parte de la producción. Caí por coincidencia (al periodismo). Me invitó un periodista de Televisa que estaba de corresponsal en Praga para ser su camarógrafo y editor. Estuve ahí dos años y después ya me hicieron corresponsal. Estuve un año en Holanda y luego 10 en Bruselas. Así que por el destino me fue llevando a esta maravillosa profesión que es el periodismo”, dijo gustoso.

Cubrir una guerra no es fácil y Arévalo lo toma con mucha seriedad y mucho profesionalismo. Sabe que los retos son muy grandes, pues siempre hay que ofrecer algo diferente.

“Es difícil, pero muy apasionante, creo que es el periodismo en su máxima expresiñon porque se juntan muchas cosas, tu trabajo de campo, tus condiciones de vida, tu disciplina, tu control al miedo, muchas cosas con las que debes de trabajar día a día para sacar en tu trabajo una o dos notas diarias”, reconoce.

La parte de cuidarse es de lo que más le puede preocupar a alguien ajeno al tema, pero con su amplia experiencia ya sabe qué debe hacer para que todo fluya con mayor naturalidad.

“Uno se cuida ahí trabajando con otras televisoras. Todos los periodistas nos quedamos en un mismo sitio. Entonces son quienes realmente te van cuidando, tú no puedes contratar policías ni soldados del otro lado porque al integrar gente de un bando ya eres parte del conflicto. Vamos juntos a la misma zona y tener contactos en el lugar, que el traductor conozca bien la zona y que tú te des cuenta que no es un espía, que no te quiere robar y eso lo obtienes con la experiencia. Pero un cuidado como tal no lo hay. Te pones tu chaleco antibalas, tu logotipo de televisión, tu bandera de México y que el mismo olfato periodístico, el mismo oficio, te vaya llevando a donde tú sientas que puedes entrar sin tanto riesgo, aunque el riesgo es desde que llegas”.

Todos los días, como menciona Arévalo, hay muertos, y claro que en algún momento siente que algo anda mal, pero poco a poco ha endurecido su carácter para realizar su trabajo de la mejor manera, por muy difícil que sea la situación. Admite que es complicado ver el panorama, pero es algo que como periodista no puede dejar que le afecte.

“Mira, es muy difícil (estar en la guerra), pero uno va como periodista y además internacional. Si yo voy a la guerra de Siria, yo no soy sirio ni tengo familiares sirios. Yo voy como un mexicano y voy trabajando. Yo no soy de la Cruz Roja ni de Médicos sin fronteras. Voy como un reportero a denunciar lo que está pasando. Realmente sí te vuelves frío. Sí hay cosas que te pegan, ver a un niño sin piernas, pero realmente tu trabajo es ir a reportear y si no tienes esa coraza de decir no me va a afectar no puedes hacer bien tu trabajo. No puedes tú involucrarte, ni a tus sentimientos, ni formar parte de la gente, sino estar desde fuera. Es complicado porque hay gente que dice yo no podría y por eso no van, o van una vez y no regresan. Tú tienes que ir simplemente como un reportero y saber que vas a ver cosas terribles y a digerirlas y luego soltarlas”.

Él define al periodismo como la profesión que le ha dado todo, con la cuál está muy agradecido por todas las oportunidades brindadas. Simplemente, José Luis Arévalo dijo lo siguiente:

“Es de entrada la profesión más bonita que hay. Es una labor que te permite estar en lugares que nunca pensaste estar y conocer a personas que jamás pensarías que vas a estar, pero que al mismo tiempo te da una gran responsabilidad social de informar lo que tienes que informar y no cometer un error que traiga alguna consecuencia social. Tiene que haber un gran sentido y un rigor muy estricto de tu ética profesional. Yo estoy muy contento de ser periodista, de ser reportero y de ejercer una profesion que me ha dado todo lo que trengo y tratar de hacerla con el mayo número de daños posibles”.

Share This: