La etapa más difícil de mi vida: las adicciones de mi hija

Brenda Pali

Su cuerpo se estremeció  al llegar a su calle, un montón de gente estaba frente a  su casa, rodeaban la entrada y bloqueaban su salida, obstruían la vista de lo que ocurría. Cuenta que la nostalgia invadió su cuerpo, el tiempo se detuvo para ella, después de un arduo día de trabajo creyó que todo había terminado. Recuerda que en ese momento se le nubló la vista y que su cuerpo decaía al ver inconsciente a su hija.

Entre lágrimas, Valentina Rodríguez, relata esa precisa escena que marcó lo que hoy en día aún sigue enfrentando: adicciones en un familiar. ”Me hubiera desmayado sino hubiera sido por mi nietecito que gritaba  gritaba-¡Mami, arriba!”.

Las adicciones en los adolescentes surgen debido a los problemas dentro de la familia (incomprensión, falta de comunicación, maltrato, abandono, falta de recursos económicos, dificultades escolares, desamor), al sentirse incomprendidos y no tomados en cuenta. Caen en el error de tratar de solucionar sus problemas por medios de las drogas, creyendo que sólo van a ingerir una vez la sustancia, aunque en realidad generan una costumbre.

Valentina, trabajadora doméstica desde hace 4 años se ha visto en problemas que ha tenido que superar como las críticas de vecinos, amigos e incluso familiares mismos. “Todo empezó cuando mi marido alcohólico gastaba todo el dinero, pues fue en ese momento, que tuve que trabajar para sacar adelante a mi princesa”.

 Al divorciarse, Valentina tomó las riendas de su hogar y se dedicó al arduo trabajo sin descanso. El limpiar casas se convirtió en su oficio, al no haber tenido posibilidades de estudio. A partir de esto todo le resultabs aparentemente bien, aunque la falta de tiempo hizo que se alejara de su pequeña, pero contaba económicamente con lo necesario para cubrir los gastos.

El momento que hubo el quiebre emocional y todo se fue abajo, fue la adolescencia de Nancy, pues para su madre se volvía una desconocida. Recuerda que al llegar a casa, con la esperanza de descansar y estar con Nancy, encontraba una nota de ella avisándole que pasaría la noche con una amiga pues tenía mucha tarea.

Por falta de conocimiento y por fe en su hija, nunca cuestionaba lo que decía o tenía que hacer. Pero para la escuela era un desperdicio, cuando las calles te daban lo necesario para vivir: alcohol, drogas y dinero.

Entre amigos, tardeadas y fiestas de la colonia, Nancy, con tan sólo 16 años de edad quedó embarazada de un muchacho del que se había “enamorado”. Pedro de 19 años se dedicaba a la venta de pulseras de San Judas Tadeo en los camiones. Tras esta noticia la gran responsabilidad se volvió cuidar y criar a ese bebé en camino. Aunque la verdadera situación era sacar adelante a Nancy quien se refugiaba en la mariguana cuando se enteró de su embarazo.

De acuerdo al  INEGI, en la  Encuesta Nacional de Drogas, las cifras sobre el consumo de los diversos tipos de drogas muestran que, en términos generales, el porcentaje de jóvenes de 12 a 25 años de edad que consumen cualquier tipo de droga (médica e ilegal) es de 3.6 por ciento; con respecto a las drogas ilegales, la cifra del consumo en el Distrito Federal es de 3.3 por ciento.

Según la fuente, el consumo de las drogas ilegales más comunes son la mariguana y la cocaína. De los jóvenes que consumen drogas  2.9% declaró consumir marihuana. Por otro lado la ONU dice que el cannabis sigue siendo la droga más consumida  a escala mundial. Se cultiva en casi todos los países del mundo y se calcula que entre 130 y 190 millones de personas la fuman al menos una  vez al año.

“No puedo creer que cuatro meses después me di cuenta que mi hija se drogaba” afirma Valentina. A partir de esto ambas solicitaron ayuda familiar al DIF, buscaban encontrar el equilibrio en sus vidas.  Valentina señaló que en el DIF encontraron orientación, les mostraron como afrontar las cosas y como solucionar la situación juntas. “Vimos una esperanza y un nuevo camino; y nos aferramos a el”

 Ya habían trascurrido 2 años de lo que creían haber superado sin embargo esa tarde después del trabajo, al ver a la muchedumbre alrededor de su hija y a su nieto gritando, se dio cuenta que las cosas apenas habían empezado. Valentina tiene la esperanza  de que  de este “tropezón” como ella dice, pueda levantarse, aunque sin duda su preocupación actual son las enfermedades consecuentes a estas adicciones.

De acuerdo a la ONU, los principales problemas derivados al consumo de drogas, se asocian con el riesgo, de padecer VIH/SIDA, hepatitis, tuberculosis, enfermedades vasculares, suicidio o sobredosis.

Share This: