La Batalla de Argel: “Nuestro orgullo nacional”

Por Shunaxi Beatriz Carbajal Rivas

Gillo Pontecorvo, quien dirigió el filme La Batalla de Argel (1966), decía: “El cine debe permanecer cercano al hombre, dentro del hombre y no hablar de la nada: ese es el peligro.” La visión del cineasta advierte sobre las amenazas que rodean al séptimo arte si no hay contenido sustancioso.

Representar un momento histórico es complicado en cuanto a poder independizarse de una ideología, de la perspectiva que se tiene sobre el hecho histórico y más aún, lograr apegarte a la realidad. Pareciera que en el cine bélico lo anterior se consigue cuando el director cede a mostrar los momentos de desastre y triunfo, conoce a profundidad el tema e identifica los dos lados que siempre acompañan un acontecimiento.

Este filme, ganador del León de Oro del Festival Internacional de Cine de Venecia, es uno es los testimonios más fieles de la batalla de Argel, pues a manera de semidocumental apoyado por una voz en off en la narración describe los acontecimientos ocurridos en Casba, un ciudadela de Argel –Capital de Argelia- y define su objetivo desde el principio: mostrar lo ocurrido en la guerra de Argel contra el colonialismo francés.

La expansión colonial de Francia, representó para el mundo árabe un gran problema con la conquista de Argelia en 1830. De 1930 a 1954 ya se habían pronunciado desde la clandestinidad, pero nos vamos a enfocar a los hechos ocurridos desde 1954 con el alzamiento argelino y su Frente de Liberación Nacional que se reveló contra las autoridades coloniales francesas, hasta 1962 cuando se declaró que Argelia se independizaba de Francia. En este periodo ocurrieron los hechos más sangrientos y de tortura en esta lucha que mostró a un pueblo desesperado.

La película aborda el enfrentamiento entre el Frente de Liberación Nacional (FLN) contra las tropas paracaidistas francesas. El FLN, tenía como líder aDjafar (Yacef Saadi) aunque, Ali La Pointe, (BrahimHaggiag), -un joven analfabeta descrito como un ocioso, que anteriormente había estado en prisión por cometer actos vandálicos- parecía la cabecilla del FNL y tenía presente siempre que el objetivo era la independencia, por lo que podemos decir que es el héroe de la historia.

Como una retrospectiva o Flashback el filme muestra los actos violentos de 1954 -que es el inicio de la liberación- hasta 1957 (regresa a la escena principal) cuando Ali, es acorralado por los adversarios que van con su líder el Coronel Mathieu Philippe, (Jean Martin) un hombre que por órdenes mayores tiene crear una estrategia contra la ´actividad rebelde`, pero aun con la intención de llevar un ‘método interrogativo’, no evitó que se convirtiera esta batalla en uno de los hechos más sangrientos hasta 1962, cuando porfin se liberan de los franceses; solo que como se menciona en la película, lo más difícil siempre es después de la guerra.

Hay un diálogo que rescato y muestra la perspectiva del director: “Hay 400 mil árabes en Argel. ¿Son todos ellos nuestros enemigos? Sabemos que no. Pero una pequeña minoría se impone por medio del terror y la violencia. Debemos lidiar con esta pequeña minoría para tratar de aislarla y destruirla.”

Pontecorvo, en su filme icónico describe los hechos de forma cronológica, indicando las horas y los días en que ocurrían los ataques y no deja fuera los crímenes atroces de ninguno de los dos bandos, muestra la tensión de la manera más real. Además la música por Ennio Morricone,  apoya en esa atmósfera de terror.

A diferencia del filme de Andrzej Wajda, Kanal, (1957) que narra el destino del Ejército interior en las laberínticas alcantarillas de Varsovia, en La Batalla Argel de Gillo Pontecorvo, pone a los personajesalejados de estereotipos, las características que los definen no son exageradas o un individuo como Ali La Pointe que no era más que un vándalo, termina siendo un punto clave y un héroe en la historia. Además está esa búsqueda de apegarse a lo real alejándose de esos roles ‘clásicos’. Sin embargo entre estas películas existen similitudes como que los personajes persiguen sus ideales gracias al orgullo nacional. Pasa a un segundo plano que sepan el destino fatídico que les pueda esperar, se enfocan en ‘ser libres’ ante la invasión.

La película, La Batalla de Argel fue censurada por la crítica política y por la polémica que generó, pues el director, Pontecorvo,  representó la realidad de un conflicto por el dominio e imposición que se ejerció en Argelia por parte de los franceses.

Share This: