Indígenas prioridad este sexenio

En comparación de la Ley de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, firmada durante la administración de Fox, la recién aprobada Ley del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, presentada por el diputado Fortunato Rivera Castillo y suscrita por el diputado Zoé Aburto, ambos de Morena, podría describirse como empática.
Por Carlos Escalante
Con una mayoría morenista en ambas Cámaras, se dio un cambio en la manera en que el gobierno federal administraba su relación con ellos.

Prioridad para el Senado los indígenas

La minuta fue aprobada por unanimidad de las bancadas. NTX / ARCHIVO Foto: El Informador
El proyecto de decreto fue publicado el 22 de noviembre del año pasado  y el Senado lo aprobó por unanimidad el 27 de noviembre. La legislación trataría de mejorar el número de indígenas afiliados a una institución de salud pública, registrando “únicamente 15 de cada 100 personas”, como mencionan los antecedentes del documento.

Apoyo total a indígenas

En 2016, 19 por ciento de los indígenas carecían de servicio de agua en su hogar y 24.6 por ciento no contaba con drenaje. Durante ese mismo año, 71.9 por ciento vivía en condiciones de pobreza. La legislación previa los colocaba como una comunidad secundaria, de necesidades casi iguales al resto del país. No reconocía a los afromexicanos como grupo y era ajena a la “integración de tecnología” en sus actividades.

“Aquí, el desarrollo era descrito desde la perspectiva de los no indígenas”

Aprueba Senado, con cambios, minuta que expide la Ley del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas Foto: Senado de la República Foto: Senado de la República

Leyes incluyentes para todos 

La ley firmada por Fox establece al instituto como un organismo de “consulta” más que de participación en sus líneas de trabajo. A pesar de que describe la “reconstitución” de dichas comunidades, no incluye un apartado para fortalecer sus culturas o identidades, como sí lo hace el proyecto morenista.
Mujeres y niñas indígenas, jornaleros y empleadas domesticas los más vulnerables a trata de personas  Foto: Noticias del Istmo Oaxaca
Existe, dentro de la segunda ley, un concepto que llama poderosamente la atención: la “autoidentificación”, refiriéndose a una naturaleza que pareciera más incluyente y tolerante que la del primer sexenio panista. Además, se describe en el nuevo documento cómo se le exigirá al Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas el adecuar la información parlamentaria a los indígenas, para que los defendidos por el mismo entiendan, en sus respectivas lenguas, todas las modificaciones que pudiesen afectarlos.

Indígenas como prioridad en el sexenio

 Se reconoce a los indígenas como “sujetos del derecho público”, una obviedad que a lo largo de los últimos años necesita ser reafirmada, luego de que entidades como el ejército hayan atentado contra grupos indígenas en más de una ocasión, especialmente a las mujeres. Pareciese que las administraciones pasadas entendieran la relación con las sociedades indígenas como una asistencialista, en la que el gobierno únicamente proveía, sin considerar el diálogo como una estrategia prudente al aplicar programas públicos.
Avalan en Senado crear Instituto Nacional de Pueblos Indígenas   Foto: Canal del Congreso de México
La ley propuesta por los senadores Rivera y Aburto describe al diálogo como una función básica del nuevo organismo a cargo del desarrollo indígena. La evaluación también se integra al proyecto de decreto con la firma de la nueva ley, que sugiere la creación de “Centros Coordinadores de los Pueblos Indígenas”, que supervisarán las actividades del Instituto.

Participación de todos

En la versión foxista del decreto no se incluyen medidas a favor de los patrimonios culturales de las comunidades indígenas, su educación, medicina tradicional o espacios sagrados, elementos que sí consideró la bancada morenista.

“Los medios de comunicación tendrían que adecuarse a este tipo de ciudadanía, labor que también procuraría la Institución”

Para ello, adoptaría una política de invitación a los indígenas a participar en facilidades radiofónicas. Como con cualquier otra ley, más que su contenido, es importante su ejecución. Si bien parece una legislación que goza del apoyo presidencial y de una mayoría en ambas Cámaras, con ideas claramente progresistas, sólo la mejoría tangible en las condiciones de vida de los indígenas podrá justificar cada decisión. El documento finaliza con la estructura orgánica del organismo, que no contiene cambios sustanciales a comparación de la legislatura aprobada en 2003, salvo por el cambio al nombre del Instituto y la derogación de la ley previa.

Share This: