Gears of War, la saga que márcó el rumbo de una empresa

Tibet Andrew Navarro

Tras estar a punto de la bancarrota, una idea marca la diferencia y el éxito que por años le había sido negado a Epic Games.

Gears of war 3 es un título que marca el final de la guerra entre COGS y Locust, el juego es creado por Epic Games, que desde haber lanzado al mercado la saga ha logrado un éxito inimaginable sobre cualquier otro título, basado en violencia y tácticas tipo militares a lo largo de los años, aplicando el dicho de que siempre existe alguien mejor que uno. Es el caso de Resident Evil, saga en la que sus creadores habían advertido que difícilmente podría ser superada; y hoy Epic demostró que el reinado del virus T terminó y es paso para la guerra entre Locust y COG, posicionándolo como todo un clásico de Xbox 360.

Sin embargo, no todo ha sido una vida color de rosa para la pequeña empresa de videojuegos; en 1991 es establecida en Carolina del Norte, Estados Unidos, con el nombre de Epic Megagames y sus tipos de juego eran basados en temas más infantiles y recreativos. Esto no le dio mucha fama a la firma, lo cual a mi parecer fue una manera de menospreciarlos, ya que ese tipo de juegos llevaban mensaje y lograban una educación en los niños y sus padres.

En 1998, su nombre es cambiado por el actual Epic Games o Epic y crea el motor de juego llamado Unreal Engine 1, el cual permitió que juegos de Shooters (disparos), fueran más reales y rápidos, creando así el modo de juego en 1era. persona, donde se veía más la pantalla y se podía prestar atención en el entorno que se estaba jugando. Esta característica fue genial para los jugadores que sufríamos con la lentitud e ineficacia de juegos como James Bond de Nintendo 64, el cual cuando volteabas era para ver tu muerte ya que no era rápido el cambio de una escena a otra.

Es  aquí cuando Epic lanza su primer juego de disparos en 1999, conocido como Unreal, diseñado para Playstation, Dreamcast y PC, un juego en el que la historia no importaba y sólo era matar por matar, diezmando la capacidad que podía dar la empresa. Esto significa un mérito que una vez más le fue negado por el prejuicio que la crítica experta hizo del juego; aunque el tipo de juego no era muy completo como se pensaba, el modo de juego que ofrecía Unreal Engine 1 favoreció por completo el primer título de la compañía, ya que se notaba que la inteligencia artificial ya tenía un papel importante activando y haciendo real la escena que se estaba jugando, dejando el control casi total de los movimientos en uno mismo.

A pesar de que Unreal no obtuvo el éxito deseado, Unreal Engine 1, motor del título, sí lo consiguió, ya que marcó la pauta que cambiaría el destino de los shooters y abrió las puertas a la saga de Halo de Bungie, quien adoptó el motor y comenzó su propia historia en 2001, la cual actualmente es una de las más consentidas por los videojugadores más expertos en este ámbito.

Suena ilógico creer que Unreal no obtuvo el reconocimiento necesario a pesar del éxito obtenido en su motor de juego, sobre todo sabiendo que en este mundo la violencia vende. El “fracaso” del título marcó en la empresa una época de incertidumbre ya que, debido a las pocas ventas, estaba a punto de quedar en la bancarrota, dejando a los videojugadores sin conocer un mundo maravilloso que podía otorgar la empresa; las ganas de demostrarlo y de poder sacarlo a luz, lograron que la empresa reestructurara su contenido y debido a eso pudo salvarse del cese de operaciones.

Es en 2001 cuando lanzan Unreal Tournament 1, que a pesar de seguir sin historia y un guión capaz de llamar la atención del público, logra lo que ningún juego había conseguido en su totalidad antes: una plataforma multijugador, capaz de soportar campañas entre otros jugadores locales o mundiales, donde se demostraba así, un juego que aunque incompleto develaba que Epic tenía mucho por enseñar y nos dejaría complacidos a todos sus seguidores.

Pero ni así Epic logró ser renombrado en el mundo de los videojuegos, pero le permitió sobrevivir en un mundo virtual tan cruel e indiferente, rediseñando los gráficos y tipos de juego que complacían casi por completo a sus seguidores, y continuó en pie de lucha gracias a 4 partes más de su Unreal Tournament.

En el 2006, Cliff Bleszinski, creativo de Epic, tiene una idea que para poder llevarla a cabo era necesario reediseñar el motor de juego que por años le había dado un efímero reconocimiento a la compañía. De esta idea los juegos en 3era persona y shooters revolucionarían completamente, es como surge Unreal Engine 2, motor capaz de dejar el control total del juego en el usuario y permite la reacción inmediata en el personaje; es cuando Epic comienza una etapa que en ningún momento habría imaginado.

Gracias a esta reestructuración nace Gears of war, el primer juego de shooter capaz de atrapar a los jugadores por su historia, modo de juego, violencia desmedida y multijugador. El uso de una sierra eléctrica como arma, con la cual se podía partir a la mitad al enemigo, fue la especia que le faltaba a la receta de Epic y la gota que derramó el éxito para la empresa, ya que tras su primera semana de ventas logró alcanzar las 5 millones de copias vendidas en todo el mundo, colocándolo entre los 5 juegos más vendidos en toda la historia, generando ganancias de hasta 100 millones de dólares para la empresa, a quien después de estar casi en bancarrota le cayó muy bien la noticia.

Sin duda, Gears of war estaba destinado al éxito, fue así como en el 2007 ganó el premio al Juego del Año, también Epic anuncia el lanzamiento de la segunda parte, la cual vio la luz en noviembre de 2008, esperada y deseada por todos los fanáticos de la saga, ya que el sabor de boca que nos dejó la primera parte fue supremo, algo que no habíamos sentido con ningún otro juego, ni con Halo o Resident Evil, que por años fue el rey de los juegos de disparos. Debo confesar que hasta la fecha sigo siendo fan de la saga, sin embargo el modo de juego de Resident se quedó en lo arcaico y nada complejo mundo que vivimos con el Playstation.

Para la realización de Gears of war 2, Epic anunció que tendría grandes mejoras, las cuales comenzaron por su motor de juego, el Unreal Engine 2; tuvo una dieta de esteroides y tecnología, dando como resultado el nacimiento de Unreal Engine 3, capaz de permitir un juego más fluido y real, jugando uno sólo o en línea contra todo el mundo. Esta vez el éxito no fue tan difícil como con la primera parte, ya que debido a la supremacía del 1, el 2 fue mejor en todos los aspectos, logrando una vez más que Epic se llevara el premio al Juego del Año, rompiendo con todos las críticas y prejuicios de los expertos, quienes simplemente tuvieron que quedarse callados y darle elogios a  los juegos creados por Epic.

El éxito de Gears of war 2 radicó en que trajo nuevos modos de juego, principalmente el de horda, donde hasta 2 jugadores en una sola consola o hasta 5 en línea, se enfrentan a olas de enemigos en 6 escenarios diferentes. El hecho de poder descargar 19 escenarios más hizo que los jugadores siguieran al juego y obtuvieron aún más fanáticos, logrando que el título lograra vender 2 millones de copias, tan sólo en el primer día en que salió a la venta, superando por mucho a la primera parte, dejando más que contentos a todos los que seguimos la serie.

No es de esperarse que debido a la persistencia de Epic, el éxito continúe para la saga de Gears of War y la empresa, quien ya sacó a la venta otro juego llamado Bulletstorm, el cual aún no tiene el éxito de Gears, pero sin duda está logrando las expectativas que tiene la empresa. Por otro lado, Gears of war 3 salió en septiembre de 2011, y con seguridad es mejor que el 1 y el 2, una vez más demostró las posibilidades que tiene la empresa de posicionarse en el primer lugar de las empresas del videojuego; en Gears of war 3, los personajes son más dinámicos y mas activos, la violencia está más desmedida que nunca y los tipos de juego nuevos que ofrece son la cereza del pastel, para ser de nuevo nombrado el Juego del Año una vez más.

Share This: