Feminismo

Feminismo

Por: Georgina Monroy

 “…Qué  dios  detrás de dios la trama empieza…” Párrafo de un  poema Jorge Luis Borges. ¿Y, en dónde comienza y termina la  trama. ¿Con dios o la trama de la existencia?

Alguna vez me pregunté cuando lo leí, por primera vez. Lo uní al racismo, voyerismo, capitalismo, existencialismo, modernismo –de nuestras letras hispanoamericanas- lesbianismo, machismo y llego a la palabra Feminismo. Ese Ismo que vive y nos acompaña hasta en el costumbrismo de vivir en plenitud con su origen.

Borges y los modernistas hispanos me reclamarán el inició de una forma pensar, pero que de alguna forma debo de llegar: el feminismo. Y, de entrada, viene a mi mente: ¿Quiénes son las féminas? Las mujeres y, entonces ¡el Feminismo! Y ¿Qué es el feminismo?

El feminismo es un movimiento social que exige la igualdad de derechos de las mujeres frente a los hombres. Constituye una corriente de pensamiento que aglutina a un conjunto de movimientos e ideologías, tanto políticas como culturales y económicas, cuyo objetivo fundamental es lograr la igualdad de género y la transformación de las relaciones de poder entre hombres y mujeres.

En este sentido, algunas conquistas de los movimientos feministas han sido elacceso a la educación, el derecho al sufragio, la protección de sus derechos sexuales y reproductivos, entre muchos otros relativos a los valores ciudadanos y democráticos.

Charlotte Brontë; Dulce Chacón, Virginia Woolf, Lucía Etxebarría, Rosario Ferré, Emilia Pardo Bazán y por supuesto,  Sor Juana Inés de la Cruz. Grupo feminista en el mundo que  no son un adorno, un acopio de recursos o un conjunto de mujeres que les gustó protestar y quemar sostenes, fueron en  realidad mujeres que, en sus libros, ensayaron labores cotidianas y familiares, buscaronfines tan visibles como escudriñar más derechos para la equidad de género.

Es decir, que se organizaron para pedir que les den una mejor atención sanitaria, buscaron recursos para ayudar a mujeres en situaciones de pobreza, impulsaron en educación para que puedan obtener un trabajo, exigieron que terminen los actos violentos contra quienes las que sufren, pidieron apoyos de maternidad, buscaron soluciones a enfermedades como VIH, cáncer de mama o uterino y amuchas otras más acciones que, a veces, pasaron desapercibidas.

Carpeta asfáltica

Existen ensayos, propuestas, investigaciones y tratados sobre el feminismo, pero, desde mi punto de vista, el feminismo no se queda en un barrio bajo, ni en una carpeta asfáltica llena de lodo y basura; en un lugar a oscuras; mucho menos en el hotel de la merced. No!!

El feminismo trasciende fronteras. Y van más allá de la familia, la Iglesia, el Estado, las instituciones educativas quienes eternizan y hacen valer su valor. El fem, como lo voy a llamar de ahora en adelante, es el carácter plural de la melancolía, de la desgracia –común- entre las mujeres.  El Fem, es el acopia de enfermedades y, las que no suceden, se ocultan.

Y vayamos más allá: el, contexto social de las indígenas. Las siempre olvidadas. las fem. Por supuesto. En los barrios, calles y colonias, aparecen mujeres violadas, descuartizadas, muertas y desmembradas. En dónde quedó el feminismo, el ismo, el ismo y súper ismo del feminismo.

De las mujeres que callan y agotan sus recursos para denunciar. No. El feminismo, no se agota en un estudio en la Merced. No. El feminismo tiene y abarca otras instancias sociales, antropológicas, sociales, económicas y psicológicas. El feminismo es cultura, como la existencia del ser y su nomenclatura de ideas.

Las palabras siempre, siempre tienen  algo qué decir. Y si dicen la verdad, mejor:

¿No habrá afectado a nuestra existencia el hecho de ser mujeres?

¿Qué oportunidades exactamente nos han sido dadas y cuáles nos han sido negadas?

¿Qué suerte pueden esperar nuestras hermanas más jóvenes y en qué sentido hay que orientarlas?

Si en el ajedrez se mueven las piezas y las pizas mueven al hombre. Qué dios de tras de la mujer comienza y concluye. La mujer como pieza  sexual, la mujer como ama de casa, la mujer como símbolo patrio, la mujer como ancla del matrimonio; la mujer como dolor y sufrimiento siempre estará  en juego. La mujer como objeto del transcurso de la historia.

Si la era de la globalización y el neoliberalismo existiera; el feminismo no es una propuesta vigente. La sociedad está fragmentada. Los ideales comunitarios, sociales, citadinos, chocan. Las sociedades igualitarias no  repuntan.

¿Hacia dónde  dirigir el feminismo?

Hacia el triunfo de una, parte de la sociedad, en donde se mueven los caracteres, ideas, prejuicios y nomenclaturas de pensamientos y participación.

Si se entiende que la mujer no solo es parte de la sociedad sino un  engranaje del contexto social, entonces y ahora sabremos decir  que la mujer estáincorporada al bienestar y a la vida social;  de lo contrario, los avances humanitarios, sociales y políticos dejarán de ser punta de lanza de la lucha por ejercer la igualdad de crítica, opinión, derechos económicos.

A modo de conclusión:

¿Seguiré siendo sensual, bonita, fémina?

¿Pertenezco al descaro de la sociedad y de los hombres?

¿Soy madura, fértil, luchadora y madre?

Libertaria de mis conocimientos

Dueña de mis actos.

Creadora de mis imaginaciones.

O una pieza más del ajedrez

El Hombre mueve a la ficha y qué dios detrás de dios, la trama empieza.

Share This: