Estadios… ¿Campos de batalla?

Estadios… ¿Campos de batalla?

Por: Emilio Espinosa

Una vez más, el deporte de las patadas fue testigo de un terrorífico accidente, decenas de aficionados terminaron asfixiados en una estampida que ocurrió en el Estadio Municipal 4 de Enero, en la provincia de Uíge, Angola, así es como se lee en el diario El País en su sitio web.

Apenas iniciado el cotejo entre Santa Rita De Cassia contra Recreativo Do Libolo, los aficionados de ambos equipos intentaron ingresar al graderío, sin embargo, el gran número de aficionados que se acumularon, ocasionó que 17 personas perdieran la vida y 61 resultaran heridas, según informes de la Agencia EFE, quienes fueron los primeros de informarse del acontecimiento del norte del país africano.

Eduardo Galeano, comentó alguna vez que “el fútbol se parece a Dios en la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales”.

Fiebre futbolera

La fiebre futbolera, cambia estados de ánimos, hace olvidar problemas cotidianos y sobre todo llena de felicidad cuando gana a quien apoyamos, pero lamentablemente, también tiene hechos que pueden marcar a una comunidad y no con el marcador con el que termine el cotejo, sino con lo que ocurre a fuera del campo, en donde lo ocurrido en Angola demuestra que en la barra del estadio gana el más fuerte como en la jungla gana el león contra una cebra.

Este suceso ha sido el más trágico en lo que va del año 2017 referente al deporte más visto y practicado en todo el mundo, pero no es el único que ha ocurrido en el continente africano. El 09 de mayo del 2001, en Accra, Ghana, 127 persona murieron de la misma forma que en Angola, luego de ser dispersadas con gas lacrimógeno por parte de las autoridades del estadio al desatarse conflictos por el resultado del encuentro en el Estadio Ohene Djan del país africano. El cual es conocido como uno de los más trágicos del futbol como declara el sitio web ABC.

Sumado a esto, anteriormente en Egipto, el 01 de febrero de 2011, se un ataque en un estadio por parte de la hinchada visitante en donde según diarios locales, contabilizó un total de 74 muertos y 1000 heridos por medio de armas punzo cortantes y golpes dentro del campo de juego y tribunas, según declaró el gobierno local de Puerto Saíd.

Es inusual que sólo se piense que en África puedan suceder este tipo de problemas, años atrás, en México, también surgió un conflicto similar, Univisión Deportes a 30 años después del acontecimiento recordó lo ocurrido ese día en donde murieron 8 personas y 70 heridos por el sobrecupo en uno de los túneles de acceso del Estadio Olímpico de la Ciudad de México.

El futbol europeo tampoco se ha librado de estos aconteceres

El mismo año con el deceso de aficionados mexicanos, en el viejo continente igual hubo actos atroces en donde la muerte de aficionados fue parte de la final de la Copa de Europa de ese año entre Juventus contra Liverpool en el estadio de Heysel en Bruselas, Bélgica, el cual no se detuvo por lo que pasaba en la tribuna y 39 aficionados perdieron la vida, cuenta Eduardo Galeano en su libro El futbol a sol y sombra.

Todos los anteriores son ejemplos del fervor que genera un deporte y mostrando la importancia que tiene para la vida de los aficionados. Es un tema que no sólo es de carácter deportivo sino también social y que se debe de tener conciencia para evitar muerte en un deporte tan bello.

Share This: