El esplendor de la Roma papal en la colonia Tabacalera

El esplendor de la Roma papal en la colonia Tabacalera

Enclavado en la colonia Tabacalera se encuentra un edificio que es símbolo del barrio y del barroco mexicano y que es sede de colecciones de arte que van desde el renacimiento hasta el nacimiento de la modernidad en el siglo XX. Por: Mariana Lagunas

El Museo de San Carlos es único desde su construcción. Su fachada elíptica y patio de la misma forma no tienen igual en las edificaciones del México colonial. Su autor, o a quien se la ha atribuido su concepción, es al arquitecto español Manuel Tolsá, quien le dio cara a los palacios de la Nueva España.

ago_6-3
Museo de San Carlos. Foto: http://discursovisual.net/dvweb11/agora/agosusana.htm

El edificio fue construido por encargo de la marquesa de Selva Nevada, María Josefa Rodríguez de Pinillos y Gómez de Bárcena en el siglo XVIII, para entregarlo como patrimonio a su hijo José junto con el título de conde de Buenavista. En los apellidos de la colonia encontramos el origen de los nombres de las colonias actuales del centro de la ciudad.

La construcción pasó por varios usos, uno de los cuales le dio nombre a la colonia en la que se encuentra. En el siglo XIX albergó a la Compañía Tabacalera Mexicana. Fue tan importante que así se llamó a esta zona. La colonia Tabacalera festejó hace poco sus primeros 100 años de existencia.

También ha estado relacionado con la educación y el arte. Fue sede de la Escuela Nacional Preparatoria número 4 y también en algún momento fue el Museo de Objetos Raros, cuya colección fue trasladada al Museo del Chopo, vecino de esta construcción.

En 1965 la Secretaría de Salubridad y Asistencia se quedó con el inmueble y lo estaba restaurando para que fuera la sede de la Escuela de Enfermería pero al considerar que el edificio era uno de los más bellos del barroco mexicano decidió donarlo al Instituto Nacional de Bellas Artes, que lo destinó a que fuera el recinto que diera cobijo a la colección de la Academia de San Carlos.

La Academia de San Carlos abrió sus puertas en 1785

Se abrió para que los naturales de la Nueva España pudieran estudiar bellas artes. España envió a varios maestros quienes traían colecciones de arte y copias de modelos clásicos europeos para que fueran usados por los estudiantes. Se llama de San Carlos porque el santo protector de la academia es San Carlos Borromeo, en cuya festividad se abrió la escuela.

Antonio López de Santa Anna, ya en el México independiente, le dio nueva vida a la Academia y la llenó de muestras de arte europeo y le dio impulso a la creación nacional, con la idea, que consolidó Porfirio Díaz, de crear una imagen nacional artística.

Conforme fue creciendo el acervo artístico, tanto de obras europeas como de creación nacional, se hizo necesario un lugar que pudiera albergar estas muestras, no solo que fuera una bodega, sino un recinto digno de mostrar este arte acumulado, y fue como se decidió que la antigua casa de la Marquesa de Selva Nevada fuera el Museo de San Carlos.

Este palacio virreinal único en su estilo presenta actualmente una muestra que es una invitación a recorrer los pasillos del Vaticano en pleno centro de la ciudad.

Esplendor de la Roma papal, de Massimo Listri es la muestra que puede verse en las salas del Museo de San Carlos. Sin que las piezas salgan de Roma ni el visitante viaje a Europa puede verse esta muestra del arte sacro y del poder de los papas de renacimiento.

Son 58 fotos de gran formato y de alta resolución que permiten apreciar las obras que convierten al Vaticano no sólo en el centro de la devoción religiosa de millones de personas, sino en el centro de la fe de los admiradores del arte.

Mármoles de Miguel Ángel, pinturas de Botticelli, tesoros de otros tiempos como los frescos de Pompeya están al alcance de la curiosidad del peatón de la ciudad de México con un detalle que tal vez ni en el original se puedan apreciar.

La información de la exposición destaca que Listri tuvo acceso a los museos del Vaticano como no puede hacerlo un visitante normal. Los salones de la  Biblioteca Apostólica, los museos Pio Clementina y Gregoriano Profano se muestran con la mirada experta de un fotógrafo de arte que está acostumbrado a mostrar el ángulo oculto de la belleza artística.

No sólo es poder ver estas obras que están fuera del alcance de la mayoría de las personas, es verlas a través de la mirada de alguien que es un observador profesional.

La exposición Esplendor de la Roma papal estará abierta hasta el 27 de julio en el Museo de San Carlos, cuyo edificio es un digno marco para sumergirse en el ambiente del poder de los papas virreinales. El museo de encuentra en el número 50 de la calle Puente de Alvarado, colonia Tabacalera. Abre de martes a domingo y este día la entrada es libre.

Share This: