Aumenta el número de embarazos adolescentes en México

El embarazo adolescente en México aumenta cada día a pesar de las campañas que se realizan en medios de comunicación y escuelas  para prevenirlo. Actualmente representa un problema social para las y los jóvenes que lo viven.
Por: Jessica Calderón

La historia de un embarazo adolescente

Desde pequeña, Karina fantaseaba con una linda fiesta de quince años en donde luciría un vestido color negro lleno de diamantina y con un enorme moño en la espalda baja que lo hacía lucir muy elegante. Sueño que poco a poco se derrumbó. Cuando su mamá le preguntó por qué no le pedía toallas sanitarias o alguna pastilla para calmar los fuertes cólicos menstruales que mes con mes sufría, todo se quedó  en silencio. Una noche, durante  la cena, su hermano y su papá la observaban con extrañeza, notaban algo extraño en ella, y Karina, llena de miedo, con un nudo en la garganta y los ojos llenos de lágrimas, no pudo ocultarlo más.  “Quiero hablar con ustedes… creo que tengo seis meses de embarazo…”, dijo llena temor. No lleva cuentas, pero entre los cuatro y cinco meses de novios, Karina decidió que ya era hora de experimentar algo nuevo, así que tuvo su primera relación sexual con Diego, (quien es seis años mayor que ella) sin protección alguna, ya que según ella “la confianza y el amor” son lo único que debe importar en un momento tan significativo. “Mi primera vez fue con Diego, lo hicimos para festejar que cumplimos meses de novios, ya sabes... pura cursilería y como siempre una cosa te lleva a la otra y pues pasó”, mencionó Karina.
Fotografía: www.lasexta.com
Fotografía: www.lasexta.com
La psicóloga Tamara Velázquez Ortega, asegura que no hay una edad determinada para el inicio de las relaciones sexuales, ya que el momento depende de cada individuo, de su estabilidad psíquica y de su madurez. Pues cuando los adolescentes están preparados afectiva y psicológicamente, las relaciones sexuales -no la promiscuidad-  pueden ser positivas y enriquecedoras. Sin embargo, si se inician precozmente para esa persona el efecto es pernicioso.

Los números y organizaciones

México encabeza la lista de embarazo adolescente en 2018  según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico ,  con 77 nacimientos por cada mil adolescentes de entre 15 y 19 años de edad.

Las entidades con mayor índice de embarazos en adolescentes son el Estado de México, Michoacán, Veracruz y Chiapas, en las comunidades más pobres del país.....INEGI

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la adolescencia se define como un periodo de crecimiento y desarrollo humano que sucede desde los 10 hasta los 19 años de edad, ésta es  la etapa más conflictiva durante la vida de las personas, pues se experimentan cambios biológicos, físicos y emocionales bastante complejos. El 23 por ciento de los jóvenes mexicanos inician su vida sexual entre los 12 y los 19 años de edad, de los cuales el 15 por ciento de hombres y el 33 por ciento de mujeres no usan ningún tipo de método anticonceptivo en su primera relación sexual, cifras de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica.
Fotografía: www.lavanguardia.com
Fotografía: www.lavanguardia.com

Educación sexual y entorno familiar

Algunos de los factores que provocan los embarazos precoces son porque los adolescentes adquieren su madurez sexual o fertilidad cuatro o cinco años antes de alcanzar su madurez emocional, por lo que son incapaces de manejar las situaciones de riesgo.  Se están desarrollando en una cultura en donde los amigos, la televisión, el internet, la música y los medios, les transmiten mensajes sutiles donde las relaciones sexuales son comúnes, aceptadas e incluso esperadas. “Lo hice a propósito porque ya me quería ir de su casa, ya estaba harta de mi mamá que cree que soy su chacha y me pone a limpiar todo, lavar y cocinar, y ella no hace nada, se la pasa durmiendo”,  declaró Karina. Tamara Velázquez  mencionó que a menudo, el mayor problema que surge es el de comunicar el embarazo a los padres. También la psicóloga señaló que hay muchos casos de niñas que desean tener un hijo  para  salir del entorno familiar o para tener a alguien a quien querer y que no las abandonen sus parejas.

Muchas adolescentes tienen que enfrentarse a menudo a las reacciones negativas y la falta de apoyo de los padres y a la incomprensión del entorno

Los adolescentes no están preparados para hacerse cargo de un hijo o incluso para experimentar un parto, un aborto y las graves secuelas que esto trae.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la edad ideal para embarazarse es entre los 20 y los 35 años de edad, ya que antes o después de este rango hay complicaciones.

Fotografía: www.elnuevodiario.com.ni
Fotografía: www.elnuevodiario.com.ni

Las consecuencias

El embarazo y el parto en la adolescencia se consideran de alto riesgo.  El embarazo adolescente se asocia a mayor riesgo de abortos, partos pretérmino, niños nacidos con bajo peso para su edad gestacional, ingresos en unidades de neonatología y muertes. De igual forma la adolescente embarazada se siente juzgada y criticada, y a menudo desarrolla sentimientos de retraimiento y busca el aislamiento social; así es como afecta este problema a las madres jóvenes. Karina mencionó que le han dicho que tiene que caminar mucho, todos los días, para lograr que la niña nazca por parto natural y no por cesárea, ya que por su corta edad una operación de este tipo sería muy dolorosa y riesgosa para ambas.
Fotografía: www.elheraldodechihuahua.com.mx
Fotografía: www.elheraldodechihuahua.com.mx
Organismos de apoyo
De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Guttmacher, Marie Stopes México y Fondo María, se estima que en nuestro país se realizan entre 750 mil y un millón de abortos clandestinos por año. No hay una cifra exacta debido a que los abortos realizados en la clandestinidad no pueden cuantificarse con precisión. Adquirir alguna infección de transmisión sexual; tener complicaciones durante el embarazo y hasta morir durante el parto o durante el proceso de un aborto con poco criterio, son solo algunas de las graves consecuencias que causa un embarazo adolescente, esto conforme a un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Censo de Población y Vivienda, y la Dirección General de Información en Salud.

Se cortan las alas

Una mala salud física y sobre todo psicológica; no concluir sus estudios y lamentablemente en la mayoría de los casos, no retomarlos, implica menos oportunidades recreativas, sociales y laborales, lo que dirige a no tener un ingreso fijo. “Si puedo regresar a mi prepa, pues sí, obvio seguiré con mis estudios, y Diego también regresaría, sino pues los dos vamos a trabajar y ya. Me gustaría más trabajar que estudiar, la verdad. Que su papá trabaje mejor, ¿no? jajaja”, declaró Karina.

Share This: