El padre tiempo no perdona

César Santiago Fernández

Cuando escuchamos la palabra: "Terrible", lo primero que se viene a la cabeza es lo terrible que ha sido Calderón en su gobierno, o un rostro de cierta persona recién reelecta en algún sindicato mexicano...

Pero hoy, este espacio no estará dedicado a terribles "aconteceres" como los anteriores descritos. No.

El pasado sábado, Erik "El Terrible" Morales, trato de hacer lo que nadie ha logrado; regresar el tiempo.

Las cualidades, las sigue teniendo. El cerebro para boxear, también. Pero el cuerpo ya no es el mismo. El cuerpo está muy cansado. No responde.

Lejos quedaron ya, las noches donde "El Terrible", terminaba con sus rivales de manera demoledora, su mítica trilogía contra Marco Antonio Barrera o cuando se convirtió en el único mexicano en ganarle a Manny Pacquiao... Muy lejos.

El sábado se enfrentó a un boxeador, más joven y fuerte que él: Danny García, actual campeón de la Asociación Mundial de boxeo y del Consejo Mundial de boxeo, del peso súper ligero, terminó con la carrera de Erik. Tan sólo cuatro rounds le bastaron para depositar en la lona al cuerpo del ex campeón mexicano. Sí, sólo el cuerpo. Porque el que cayó, no era la leyenda, no era el histórico "Terrible". Era sólo los restos, de un hombre que intentaba recuperar lo que el tiempo y la edad ya no le permitían tener. Porque sí el verdadero Erik Morales, el Morales de hace algunos años hubiera sido el oponente de García, Danny sería uno más en la lista de KO's del mexicano.

Pero, no pudo. Se preparó como nunca. Pero como dicen los hombres sabios: "El padre tiempo, no perdona". Ya no era el mismo. Y él lo sabe.

Luego de recuperarse de los tremendos golpes de los que fue víctima, todavía en el ring y con la cabeza en alto, anunció su retiro.

A la espera de una pelea de despedida en su amada Tijuana, la carrera de Erik Morales a terminado. Pero la leyenda del "Terrible", uno de los diez mejores boxeadores mexicanos de toda la historia, no. Ésta seguirá vigente, mientras se sigan usando los guantes.

Lo que el viento olvidó.

Hasta cuándo el 'padre tiempo' nos hará el favor de "retirar" a la persona que le mete "terribles" golpizas a la educación en México.

Share This: