El oficio de pavimentar

Por: Georgina Monroy

La Ciudad de México se caracteriza por ser una urbe en constante movimiento, donde se busca ser un lugar moderno y que se adapte a las necesidades de sus ciudadanos.

Uno de los oficios que han ayudado a que esto sea realidad es la pavimentación. Es un proceso elaborado que consta de diversos factores para que las principales avenidas y calles de la ciudad sean transitadas por los miles de habitantes.

Plantas de Asfalto en el Distrito Federal

La primera planta de asfalto en la ciudad se estableció en 1975, conocida como “Planta Productora de Mezclas Asfálticas de Mixcoac”. Actualmente existen varias empresas nacionales que se dedican a este oficio. Sin embargo quien regula este tipo de obras públicas es la Secretaria de Obras y Servicios del Distrito Federal.

Una de las empresas que tienen presencia en diferentes partes de la República es el “Grupo Constructor Pirámide” que se compone de siete empresas, una de estas es PINL, que quiere decir: Promotora Inmobiliaria Nuevo Laredo.

La planta de asfalto de la constructora PINL se encuentra en Tenancingo Estado de México. Aquí existe maquinaria que se utiliza en la obra, el suministro de materiales y combustibles.

En la planta se elabora el asfalto que se utiliza para pavimentar en las calles de la ciudad. El procedimiento consta de varias partes que son indispensables para llegar al producto final.

Primero se realizan mezclas de 160 grados de temperatura con un margen de 150, en esta planta existen tolvas que son dispositivos parecidos a un embudo de gran tamaño donde se depositan diferentes materiales. A un costado se encuentra una flama que conduce el calor para que la mezcla salga caliente, aunque hay clasificaciones calientes o frías, comúnmente la caliente sirve para trabajar en carreteras.

Al momento de arrojar el agregado se dosifica y se genera el AC-20 conocido como “chapopote” que es un derivado del petróleo. En esta parte del procedimiento no se puede exceder los 160 grados de temperatura, ya que generaría una explosión. Si la mezcla no tuvo ningún problema se vierte en los camiones de carga. Lo siguiente es que la mezcla se arroja a la obra “colocada”; la temperatura sigue siendo un factor importante si se encuentra en 140 grados quiere decir que es una mezcla uniforme y se compactará de manera adecuada. No puede exceder estos grados porque se generaría un “calcinado” y se pierden las propiedades del AC-20. Si la mezcla llegara a salir a una temperatura menor no puede utilizarse y se considera desperdicio.

En esta planta se encuentran trabajando alrededor de 30 personas, entre el equipo de tendido -personal que se dedica a realizar la obra en calles- el equipo de laboratoristas y los choferes de camiones que pertenecen a un sindicato.

Las empresas que se dedican a este oficio realizan obras que van desde pavimentar calles en colonias, carreteras y darle mantenimiento a las pistas del aeropuerto de la Ciudad de México. PINL considera que todas las obras son importantes, pero la que te permite ser una empresa con un gran prestigio es trabajar en el aeropuerto capitalino, ya que la calidad de los trabajos es muy exigente.

Para conseguir este proyecto es necesario entrar en las licitaciones públicas. El gobierno hace una “invitación” para llevar a cabo una obra pública, en la que se participa a través de un concurso. Aquí se pueden proponer las metas de ejecución de la obra y el monto que se considera es el adecuado para llevar a cabo la obra. En el Grupo Constructor Pirámide existe una área técnica, que está encargada de participar en las licitaciones convocadas por organismos como: SCT del Estado de México, Aeropuerto de la Ciudad de México, Capufe, Junta de Caminos, etc.,es así como determinan qué obras están al alcance del grupo y puedan participar.

Los trabajadores

Everardo y Gerardo son dos hombres que llevan laborando entre cinco y siete años en la empresa PINL. Ellos se dedican a operar las máquinas y a extender el asfalto. Consideran que es un trabajo muy pesado y con un grado de peligro a su integridad física, pues trabajan de manera muy cercana con el asfalto caliente. Explican que no tienen las condiciones necesarias de seguridad, Hasta ahora no han sufrido ningún accidente grave. Sin embargo cuando la obra se realiza en algún estado de la república no cuentan con viáticos ni se les paga el tiempo extra, no pertenecen a ningún sindicato y no cuentan con prestaciones.

Por otra parte los ingenieros y laboratoristas definen a su trabajo como algo totalmente satisfactorio. No consideran el trabajo peligroso.

Para ser parte de esta empresa constructora no se necesita un grado de estudios en particular, mientras tengan experiencia y capacitación para manejar las diferentes máquinas que utilizan es más que suficiente. Aunque dentro de la empresa si existen algunos ingenieros.

Las obras públicas en el D.F.

La Secretaría de Obras y Servicios es la dependencia del Gobierno del Distrito Federal responsable de especificar y aplicar las normas y precisar la obra pública y privada, así como los servicios urbanos, y verificar su cumplimiento. Planea, proyecta, construye, supervisa, mantiene y opera las obras que conforman la red vial primaria.

En las 16 delegaciones que conforman la Ciudad de México, existe una Dirección General de Obras y Desarrollo Urbano, que a su vez tiene un área de obras viales, que es la encargada de hacer la pavimentación por la licitación, el bacheo, recoger escombros de la vía pública, etc.

La delegación Azcapotzalco por ejemplo, en su sección de transparencia da a conocer que en el año 2013, se realizaron tres obras de rehabilitación y mantenimiento de carpetas asfálticas en esta demarcación. El monto asciende hasta los $4, 893.857.88 pesos.

Sin embargo la Directora General de Obras y Desarrollo Urbano de la Delegación Azcapotzalco, Mercedes Díaz Ferrería, explica que las obras viales no son las más importantes, pues son los ciudadanos son los que deciden qué se debe realizar por colonia y sus prioridades son otras.

Otras delegaciones como Benito Juárez, Iztapalapa y Tlalpan, argumentan que no se han realizado obras viales significativas en los últimos meses. También refieren que no han trabajado con empresas como el Grupo Pirámide.

Existe un programa que ofrece la Ciudad de México llamado Catálogo único de trámites y servicios, donde el ciudadano puede mandar una solicitud para que se atienda su petición, si requiere alguna obra de asfalto.

Algunas consecuencias

El oficio de pavimentar favorece a los ciudadanos capitalinos. Cada vez, es más constante ver grandes obras públicas, un claro ejemplo son los segundos pisos alrededor de toda la periferia del Distrito.

Poco se sabe de las grandes consecuencias que trae consigo pavimentar en lugares donde el suelo no es compatible con tantos elementos químicos, generando un daño ambiental irreversible. A pesar de esto, no se frenan los proyectos de las empresas y mucho menos el gobierno.

Share This: