El futbol se juega con hiyab

Yarek Gayosso

Gorros que cubren su pelo, que sólo dejan ver el contorno de su rostro,  pantalones largos que protegen las piernas y camisetas de invierno que disimulan la figura de su cuerpo,  es el controvertido atuendo femenino del hiyab o velo islámico, donde las jugadoras, todas cubiertas de la cabeza a los pies, salvo la cara, sustraen la mirada masculina, una cuestión social, que se convirtió en un símbolo de exclusión de la mujer en el futbol.

El atuendo femenino en general, así como la cuestión de cubrir la cabeza o la cara en particular, es muy variable en las distintas sociedades de religión musulmana, y hay diferencias relacionadas también con el ámbito rural o urbano, la clase social, etc.

En estos años empiezan a considerar esta prenda como símbolo de la exclusión de la no participación femenina en actos públicos. Un vestuario que no ha estado exento de polémicas en la actualidad.

En el 2011, la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), máximo ente del futbol, anuló el partido de Irán contra Jordania, a la que dio por ganadora 3-0, debido a que el equipo iraní se negó a  renunciar a su traje islámico. Una decisión que apartó al equipo de mujeres para los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y por la cual  el presidente de la federación de Irán Ali Kafshian, presentó una queja oficial.  La FIFA ya había permitido el controvertido atuendo con hiyab en el torneo de Singapur, aunque amenazó con prohibirlo.

La Organización de las Naciones Unidas se unió a quienes piden que la FIFA levante la prohibición de que jueguen con pañuelo las jugadoras musulmanas en partidos oficiales. En otros deportes como el rugby o taekwondo no se tiene esta restricción.

El uso del hiyab es un tema que surge desde que las primeras deportistas musulmanas empezaron a  participar en justas internacionales. La FIFA ha prohibido su uso apelando a razones de seguridad.

Sin embargo se abre la opción de crear un diseño holandés de capucha con velcro, para permitir su rápida apertura en caso de necesidad, dicha propuesta la va a presentar el vicepresidente de la FIFA, el príncipe Ali Bin Al Husein y  tiene el apoyo de la ONU.

El uso del hiyab fue aprobada por ocho miembros del organismo que aprueban las reglas del juego de la asociación de futbol (IFAB) y será sometida a pruebas hasta la decisión final que se dará a conocer el 2 de julio.

Llevar un pañuelo, no es un obstáculo para jugar futbol, pero cubre la visión de la FIFA respecto a las normas de juego y a las cuestiones culturales. En irán todas las mujeres deportistas o no, están obligadas a cubrirse la cabeza al margen de cuales sean sus creencias religiosas.

La autorización  del velo contribuirá a eliminar una barrera que puede disuadir a mujeres de jugar futbol, demostrar que el velo no es obstáculo para el deporte. El velo no discrimina a la mujer, es parte de su cuerpo.

Share This: