El enemigo cruzando la calle

Por: Irving Chaga

El lugar en el que se establece un negocio tiene que ser cuidadosamente seleccionado. Depende de muchos factores que la empresa tenga éxito: la afluencia de personas, si el lugar es visible para los consumidores, si la propaganda es adecuada para llamar la atención entre muchos otros.

Todo esto lo sabe Carlos Martínez o "Don Carlos", dueño de una tienda de abarrotes que desde hace 22 años se encuentra en Av. Acoxpa, en la delegación Tlalpan y que hasta hace poco tiempo era la principal surtidora de distintos productos para los vecinos de su colonia.

Desde hace cuatro años, una tienda de conveniencia o mini súper, fue inaugurada justo enfrente de la miscelánea de Don Carlos. Gracias a estudios de mercado y a diferentes procesos de selección del terreno, al igual que el pequeño empresario, la empresa Oxxo se dio cuenta que era una ubicación idónea para el comercio. Y esta decisión fue un golpe certero a la economía y el desempeño de la tienda y por consiguiente a la economía familiar de la familia Martínez.

"La cosa no nada más nos afectó a nosotros, pues venden un poquito de todo. A la vinatería de la vuelta y hasta a la tlapalería les pasó a amolar. También es por eso que no hemos tronado, ahí no te pueden vender un kilo de azúcar o medio kilo de jamón, la gente que todavía sabe lo que es más conveniente compra aquí" comentó el señor Carlos Martínez.

Este fenómeno se repite en cada colonia popular a la que llega una tienda de este tipo. El mercado de los "mini súper" está llegando a cada rincón de la capital. Según datos de la empresa, se abren 1000 tiendas cada año.

Actualmente la empresa mexicana cuenta con 13 000 tiendas en todo el país. Y al ritmo que crece, los pequeños empresarios dueños de las tiendas de abarrotes están comenzando a preocuparse.

"Yo no sé cuánto tiempo podemos aguantar así. Aquí a 100 metros sobre nuestra misma banqueta abrieron otra tienda. A las empresas privadas se les da todas las facilidades para abrir sus negocios, pero no toman en cuenta que a uno lo pasan a amolar. Deberían de ver en sus estudios que estamos aquí y que nos van a hacer quebrar".

Viéndolo sobre esa línea, todo se trata de oferta y demanda. La competencia se antoja dispareja al ser conceptos totalmente diferentes. Pero entonces ¿Qué hace que los consumidores dejen de ir a las tiendas de la esquina? Que muchas veces están más cerca que los mismos Oxxo, pero la frase "¡Vamos al Oxxo!" parece cada vez más común.

Renata es vecina de la colonia en la que se encuentra la tienda del señor Carlos Martínez. Al preguntarle a cuál de las dos alternativas asistiría a comprar, ella manifiesta que "muchas veces las tiendas de abarrotes son descuidadas y tienen música muy alta, me ha pasado que los mismos empleados me molestan o me miran de una manera extraña, es por eso que prefiero ir al Oxxo".

Bien podríamos hacer una analogía con la situación de Uber contra los taxistas de la Ciudad de México. La principal queja por la cual los usuarios están dejando de utilizar el servicio de taxis, es la calidad, la educación, la limpieza y la eficacia del servicio, contra las ventajas que ofrece una empresa privada.

¿Será entonces que para que la competencia sea leal, deberá de mejorarse todo aquel servicio de carácter local? Los autobuses y los famosos "micros" son parte de la misma historia. ¿Quién quiere arriesgar su vida con conductores muchas veces imprudentes que toman la calle como pista de carreras? Los usuarios buscan nuevas alternativas.

Sin embargo, la situación no es la misma en todas las tiendas. Don Carlos luce triste al hablar del tema. "No me va a quedar otra que irme a trabajar un día a una de esas tiendas, que además bien sabemos, pagan sueldos miserables y uno tiene que arriesgar su vida las 24 horas por un dinero que ni es propio".

Es aquí donde queda en las manos del consumidor el rumbo de esta situación. Según el INEGI hay cerca de 1000 tiendas Oxxo en la capital; 232, 7Eleven; 60 tiendas Extra y 23 tiendas Walmart, la principal cadena de auto servicio del país.

Las empresas transnacionales y las grandes cadenas de servicio tienen el control del 70% de la venta de alimentos, mientras que los mercados públicos y tianguis se quedan con el 20% y las misceláneas conservan el 10%.

Don Carlos piensa en lo que hará con su tienda para competirle al Oxxo de enfrente "Estamos pensando en comprar nuevas vitrinas y cambiar el piso. Tal vez eso haga más llamativa la tienda. Además, aquí siempre te podemos fiar un kilo de huevo y enfrente no, esperemos que por más que crezcan esos negocios, la tiendita nunca desaparezca, porque además de todo, es parte de la vida de los mexicanos desde toda la vida".

Fuentes:

http://www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/investigacion/publicaciones/default.aspx

http://www.oxxo.com/quienes-somos/historia.php

Share This: