El día más triste del año

Tzopelit Mastache  y Jonathan J. Hernández Reyes

Todos tenemos días en los que no estamos de humor, pasamos por situaciones estresantes o difíciles y solo queremos que todo termine pronto.

El día más deprimente del año es el tercer lunes de enero.  A este día se le conoce como “Blue Monday” (“Lunes Triste” en español), según un estudio financiado por la empresa Sky Travel, que aprovechó en 2005 para lanzar una campaña y promover así sus viajes.

 Para llegar a esta concusión se utilizó una fórmula en la que se consideran como variables el clima, el salario (pues al ser el tercer lunes la mayoría de las personas aún no recibe una paga), la falta de motivación para iniciar los nuevos propósitos, como consecuencia de fallar en los del año anterior, así como las deudas adquiridas en diciembre.

El estudio fue realizado en 2005 por Cliff Arnal, un investigador de la Universidad de Cardiff, quien ha declarado que su fórmula no tiene sentido, pero que de igual manera los factores que menciona influyen en el estado de ánimo de las personas.

Arnall llegó a la conclusión de que el tercer lunes de enero es el día más triste del año, esto tras analizar una serie de factores y establecer una ecuación.

Algunos de los parámetros que tomó en cuenta son: las deudas adquiridas durante diciembre, el inicio de la semana laboral, la falta de dinero por estar a mitad de la quincena, el mal clima en los países del hemisferio norte, y el apremiante calor en el hemisferio sur, la frustración por haber fallado en los propósitos del año anterior y la escasa motivación para comenzar con los nuevos.

Aunque no se trata de un cálculo científico y el mismo Arnall ha declarado que su formula no tiene sentido, es un hecho que todos estos factores influyen en el estado de ánimo de las personas.

A pesar de ello existen recomendaciones para las personas que “padecen” del “Blue Monday” como: Aceptar las deudas y realizar cambios en sus rutinas, donde se incluye, por ejemplo, vestirse diferente o incluso realizar actos de caridad.

El estudio del psicólogo de la Universidad de Cardiff, en el Reino Unido, fue financiado por la empresa de viajes Sky Travel para realizar una campaña publicitaria.

El concepto, que cada vez es más utilizado, sobre todo en países del norte, se debe a que al color azul se le asocia con la tristeza, depresión y melancolía. Si bien todos los factores no representan una fórmula exacta, es lógico que puedan afectar en el ánimo de las personas. Y de no ser así resulta en buen pretexto para quienes disfrutan de sentirse deprimidos y compartirlo en las redes sociales.

Share This: