Edgar Allan Poe en viñetas

Edgar Allan Poe en viñetas

Por Camila Ayala Espinosa

Nacido en Boston un lunes 19 de enero de 1809, Edgar Allan Poe, una de las mentes más imaginativas y refinadas que ha tenido el mundo. Toda su narrativa y sus poemas góticos rozan la cúspide de la genialidad por estar concebidos en un ambiente de misterio y jugar con psicologías complejas. Por eso ha sido admirado, imitado y ha sentado escuela. Todo en él es asombroso, como lo es el enorme contraste entre el reconocimiento que tuvo años después de su muerte con su vida infortunada, solitaria y de humillaciones.

Fue un niño abandonado por su padre, huérfano de madre, desheredado por su tío en la juventud. Apenas ganaba para el sustento escribiendo y, en ocasiones, solicitando una bebida a cambio de un cuento. Fue poeta maldito, donde los haya, viudo joven y alcohólico rutinario.

Sus obras no son de misterio, son un misterio, sus personajes viven persecuciones desesperadas de sus propios miedos y despiertan a situaciones extrañas. Son letras de tortura, oscuridad y dolor que conmueven y envuelven. Sólo hay que leer La verdad sobre el caso del señor Valdemar para darse cuenta que la mano que empuñó la pluma que lo escribió es soberbia.

Desde siempre la humanidad se ha llenado de preguntas y divagaciones acerca de su presencia y de una realidad que le produce asombro. Poe en sus textos lo comprendía de manera magistral. Él sabía que el cuestionamiento ha llevado a preguntar qué es lo real y qué no lo es, cómo es qué es posible la existencia y cuál es la razón de la vida.

Esa serie de preguntas básicas se ha repetido a lo largo de la historia y las posibles respuestas se han reflejado en ideas, íconos y situaciones.

Ha habido muchas adaptaciones al cine y a la televisión de las obras de Poe, pero en los últimos años hay intentos por llevar sus páginas a la novela gráfica.

Las novelas gráficas son una ramificación del cómic, es una historia ilustrada con viñetas, que ocupa una determinada extensión. Algunas de las historias lúgubres y de misterio de Edgar Allan Poe que han sido llevadas a este mundo de tinta son: El cuervo, El gato Negro, El corazón Delator, entre otros.

Uno de los temas principales para Poe es el destino, que sin duda hace recordar al dramaturgo inglés William Shakespeare, quien en sus obras reflejaba una profunda inspiración por los clásicos griegos y manejó esta temática, provocando una serie de conflictos y preguntas por parte de sus personajes, los cuales jamás obtenían respuestas. Es notoria una relación entre Poe, los personajes shakesperianos y los filósofos que se afanan por conseguir respuestas sin tenerlas. Los personajes de Poe siempre están preguntando y torturándose por el destino.

El que se adaptará a Poe a las novelas gráficas es resultado de que el destino del siglo XXI lo ha alcanzado.

Una opción muy acertada para incursionarse en el mundo de las novelas gráficas y el del escritor norteamericano es; Edgar Allan Poe Narrativa Gráfica (El Corazón Delator, El Cuervo, El Gato Negro, La Caída de la Casa Usher) datado por Julián Romero y con ilustraciones de Gustavo del Valle. Estas narrativas ilustradas, que fueran publicadas por Colofón en 2013, cuentan con un prólogo interesante de Alberto Chimal, un escritor que vale la pena revisar.

Cuando Poe es adaptado al mundo de viñetas y diálogos establecidos en globos o bocadillos, sufre un apocamiento. Hay un proceso como de deslavado, pero el eco de su genialidad sostiene el argumento y atrapa al lector, tanto que escuchamos latir nuestro corazón.

Share This: