México y su incondicional terapia de choque

La Doctrina del Shock nace de la Escuela de Economía de Chicago, que fue de pensamiento económico partidaria del libre mercado que se originó en los departamentos de Economía y en la escuela de negocios Booth de la Universidad de Chicago a mediados del siglo XX. Fue liderada históricamente por George Stigler y por Milton Friedman.

El Shock

 La reivindicación del liberalismo neoclásico: "El mercado es realmente la única fuente de riqueza, siempre y cuando se actúe con libertad"

  Las grandes empresas serían los únicos generadores de crecimiento económico. El Estado debía dejar de jugar el papel inversionista principal, además de bajar impuestos y promover que las particulares quisieran invertir.
Doctrina del Shock. Milton Friedman Foto: Youtobe

Los motivos de la Doctrina del Shock

Friedman sostenía que de llevarse a cabo sus ideas, ocurrirían grandes avances económicos y por lo tanto sociales, las formas que tuvo de probarlo, han sido criticadas a lo largo de la historia. Aún así, estas pruebas y experimentos realizados con poblaciones y masas, se siguen llevando a cabo y son conocidas como la Doctrina del Shock. Ésta se ha implementado a través de los años en muchos países.

Consiste principalmente en sacar oportunidades de desgracias ocurridas (naturales y ocasionadas)

Es decir, al ocurrir una tragedia como algún fenómeno natural devastador (como terremoto o tsunami) y provocados como alguna guerra, la población queda vulnerable de todas las formas pensadas. Vive asustada, vive a medias, pasa frío, hambre, incertidumbre y pérdida tras pérdida. Todos estos sentimientos, a nivel particular parecen indefensos, incluso controlables. Pero a nivel general, hablando de masas, puede afectar de manera significativa cómo perciben su entorno.

Aprovechar la tragedia y forzar un cambio

"La única manera de llegar a un cambio verdadero, es mediante una crisis, ya sea real o percibida"

La Doctrina del Shock recibe su nombre por el parecido con la terapia de choque. Se aprovechan los momentos de la atmósfera de pánico para dar banderazo de salida a reformas económicas y sociales de inclinación radical. A partir de estos desastres, a los defensores de esta doctrina no les importa reconstruir las estructuras como estaban en el pasado, sino que se proponen (y se implementan sin consultarlo) nuevas reformas para el futuro.
 La Doctrina del Shock se inspira en la tortura como método de obtención
Mediante los interrogativos que se hacen con tortura. El prisionero entra en un estado de shock que lo obliga a hacer cosas o concesiones que no quiere hacer voluntariamente. Están tan aturdidos por el dolor y por el miedo, que ceden a cualquier cosa que su torturador pide. La Doctrina reproduce todo esto a una escala de masas, con ayuda de los medios de comunicación y del convencimiento social.
Crítica del Shock
Noam Chomsky, el lingüista, filósofo y politólogo estadounidense, ha criticado toda su vida el capitalismo contemporáneo y la política exterior de los Estados Unidos. Él sostiene que hay diez estrategias de manipulación mediática que ayudan e impulsan  a la Doctrina del Shock.
Representación Tortura
 
“Mientras que las reformas estructurales neoliberales fracasaron en todo el mundo, los neoliberales en México finalmente lograron una sociedad atemorizada (la guerra al narco, los ataques de grupos anarquistas, plantones de maestros que desquician ciudades y grupos que sabotean elecciones, un precio del peso que va en caída libre) y un consenso político para imponer un paquete de reformas que hundirá al país los próximos 30 años, porque polarizará socialmente, reconcentrará todavía más la riqueza y agravará la pobreza”            Samuel Schmidt y Rubí Rivera, Forbes México
 
Terapia de choque en México
Hace poco vivimos un sismo que sacudió la capital del país y nos puso a pensar en cómo estábamos preparados ahora en comparación con el terremoto que azotó en 1985. Aquí yace un ejemplo de teoría del shock. El terremoto en ese entonces (como ahora) generó un desconcierto ciudadano y éste fue creciendo ante la mirada de un presidente que parecía no hacer nada al respecto. Sin embargo, este momento se aprovechó para seguir privatizando ciertos sectores.  
Foto rescatada sismo 1985 en México
Chomsky propone como estrategias de manipulación la distracción, donde se enfoca al pueblo a ver los detalles. en este caso las labores de rescate, la unión del pueblo, el levantamiento de escombros, el nacionalismo adorado y desviar la atención de las decisiones importantes que se estaban tomando. En México las cortinas de humo y las estrategias mediáticas parecen ocurrir con normalidad y con cierta constancia, donde se disfraza al hecho aterrorizador de otra cosa y se fuerza a la gente a voltear hacia otro lado. Se aprovechan, como es típico de la Doctrina del Shock, de momentos de inexperiencia o inquietud a nivel general.  
Extremas precauciones con AH1N1, 2009
Otro ejemplo más reciente, es en 2009, cuando a nivel nacional se desató la epidemia de influenza AH1N1. Se entró en momentos de alerta, se suspendieron clases, se pidieron cuidados extremos. El presidente en turno, Felipe Calderón, el 8 de agosto desaparece a la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, provocando una lucha con el ya no vigente Sindicato Mexicano de Electricistas, quien tiene fama de ser de los más combativos del país. El gobierno muestra abiertamente su vocación antisindical y la sociedad se expresa contra los agraviosos, los culpa a ellos.

Una y otra vez

Basta mirar hacia el descontento que provocó el gobierno de Calderón, su lucha inútil contra el narco, la baja de 60,000 personas, su visible incompetencia para que la gente decidiera que de nuevo el PRI, era la opción. Esto, con sus consecuencias premeditadas por quienes jalan los hilos. El “nuevo gobierno” de Peña Nieto entró y empezó a prisa, con el Pacto por México, firmado por PRI, PAN Y PRD, lo que facilitaba los votos para el sí a las reformas constitucionales, como la energética, la educativa, la política, la hacendaria, la de telecomunicaciones y la financiera. Estos son sólo algunos ejemplos de qué tan seguido sucede en nuestro país que somos ratas de laboratorio. Que se aprovecha la creciente violencia, el sometimiento por parte del narcotráfico, la incertidumbre electoral para dar el sí a decisiones que benefician a algunos cuantos. La Doctrina del Shock se aplica todo el tiempo, en menor o mayor grado pero se asegura de tenernos amarrados de pies y manos y de alguna forma hacer creer a las sociedad que están así porque lo decidieron.

Share This: