Develando los misterios del Tiempo (segunda parte)

Develando los misterios del Tiempo (segunda parte)

Por: Omar González

Tras la búsqueda de una definición sobre el Tiempo, podemos dedicarnos a analizar el tema de los viajes. La ciencia ficción ha jugado un papel importante en las definiciones del Tiempo. La literatura ha tratado el tema con mucha virtud (como H.G. Wells e Isaac Asimov) pero debemos reintegrar que las diversas teorías que hablan sobre el viaje en el tiempo.

En la actualidad, el hecho del razonamiento del Tiempo es una búsqueda nutrida por el egoísmo. Queremos viajar en el Tiempo en busca de soluciones de los errores que colman el presente. El viaje en el Tiempo (y su dirección: pasado y futuro) nos son enteramente desconocidos. Nadie ha regresado de un viaje ni sabemos las consecuencias de tal travesía, nuestra vaguedad de conocimiento se reduce a las posibles consecuencias del viaje: denominadas “Paradojas del Tiempo.”

Una vez más, regresamos a la especulación de cómo viajar en el Tiempo. La literatura nos ha permitido ficciones como la creación de aparatos que lo permiten (máquinas) o como coincidencias astronómicas que permiten a un reducido número de individuos el privilegio de viajar en el Tiempo.

Aquí hay dos grandes problemas: cómo viajar en el Tiempo y el sentido del Tiempo en el que queremos movernos.El viaje al futuro es un poco más asequible de realizar que uno al pasado (según el físico Stephen Hawking)1, ya que requeriría alterar la sensación del Tiempo del individuo o grupos de individuos para ello (volvemos al ejercicio de la percepción de la entrega anterior) en el que lo continuo de las acciones permite a nuestro cuerpo y mente deslizarse con mayor rapidez en el flujo del Tiempo: tenemos como ejemplo la velocidad de la luz en dirección lineal (como en la película “Volver al Futuro”  en la que se viaja a partir de un motor potenciado por energía nuclear en un DeLorean y que incrementando su capacidad por medio del electromagnetismo, permita a un núcleo vibrar de tal forma que rompa su estabilidad espacio-tiempo.)

El viaje al pasado es mucho más complicado de lograr. Nadie ha podido retroceder el paso del Tiempo, sólo se podría viajar en dos formas: Introducirnos en un “agujero de gusano” que desintegrara nuestra materia para trasladarlo a su punto de salida (obviando que dicho punto de salida se encontrara en el pasado… y que sobrevivamos a la desintegración)2. Otra posibilidad sería viajar a la velocidad de la luz pero cambiando el sentido de la trayectoria hacia un movimiento espiral en retroceso con llevando a cabo a la perfección  medidas y ángulos desconocidos.

Los principales problemas para ambos son, en primera, que no hemos conseguido ni siquiera acercarnos a algo similar a la velocidad de la luz. Lo segundo es que parece ser que las leyes que conforman al universo no permiten que algo más rápido que la luz tenga presencia material (no existencia)

Las Paradojas del Tiempo.

Sin complicarnos más en los viajes sobre el Tiempo, hablemos de las consecuencias de los viajes. ¿Qué es lo que puede pasar para un viajero que va hacia el futuro? El futuro es el trasladar el presente hacia un evento no sucedido, lo cual sólo afectaría el presente del viajero. La lógica nos dicta que a esta línea solo la alterarían tres de los efectos de las paradojas: La línea continua, La teoría del Multiverso y el Efecto Propio.

La línea continua es aquél efecto en donde la línea sólo es alterada por la acción del individuo que trasgrede los límites del Tiempo: Ej. Línea original – Acción del viajero- Línea original alterada.

La Teoría del Multiverso es aquélla donde se mantiene una línea del tiempo diferente en cada universo existente. En estas variaciones es donde se encuentran los distintos finales: Ej. Diferentes universos y líneas del Tiempo- viajero se traslada a una línea del Tiempo con diferentes resultados de sus acciones.

El Efecto Propio es una teoría en donde el viaje en el Tiempo sólo afecta a aquél que viajó. Ej. Viajero original- Viajero con mayor experiencia y diferente contexto histórico individual.

Sobre los viajes al pasado, estos son los más complicados de definir por la constante intromisión de las paradojas. El pasado debería ser fácilmente maleable pues cualquier acto afectaría el presente en el que se desarrolla la historia del viajero. Él es el creador de su propio contexto.

Las paradojas que afectan al pasado son incluso más complejas que las del futuro, como la ya muy repetitiva paradoja en donde el hijo mata a su padre antes de que este engendre al hijo mismo. ¿Cómo puede el asesino aparecer en el presente si no ha sido engendrado?

¿Qué les parecen aquéllas consecuencias en donde si un viajero se transporta una fecha de la antigüedad y pierde algo que no pertenece a la época a la que viajó? ¿Creará este artefacto un contexto diferente en el tiempo presente original del viajero?

Nadie lo sabe, ni idea. Pero podemos volver al síntoma de la ficción y las paradojas para vislumbrar lo que podía pasar. Paradojas ya mencionadas como la del Multiverso y el Efecto Propio afectan no sólo los viajes al futuro sino al pasado también.

Líneas de Tiempo Paralelas es una paradoja complicada. Imaginemos que hay un viajero que va al pasado y evita una catástrofe que destruye a la humanidad. Pero al regresar a su Tiempo “original” este continúa destruido. Se creó una línea de Tiempo nueva al cambiar el pasado.

En fin, poco sabemos de estos viajes, del Tiempo y de nuestra función en él.  Comprendamos que las cosas suceden por nuestras acciones y démosle algo de espacio a la Historia y a nuestro cerebro para que puedan concentrarse en lo más importante: El Presente.

Fuentes:

  1. Hawking, Stephen, “Viajes a través del Tiempo-Espacio” en  http://www.hawking.org.uk/space-and-time-warps.html
  2. Nahin, Paul J. “Time machines: time travel in physics, metaphysics, and science fiction.” Edit SpringerScience& Business Media, 2001págs. 50 a 58.
  3. .https://www.youtube.com/watch?v=t_qP23omRSs

Share This: