Detrás del desempleo

Detrás del desempleo

Por: Ana Martínez

Los mexicanos en edad productiva, ansiosos de encontrar un trabajo adecuado a su edad, estudios o habilidades se ha vuelto todo un reto, ya que además de la sobrepoblación existen otros factores como la  sobreeducación y la competencia que hay entre los solicitantes de trabajos. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional del trabajo (OIT) el mercado laboral no se encuentra en su mejor momento, esto  se debe al bajo crecimiento económico, por lo que es probable que en este año la tasa del desempleo no varíe, cabe mencionar que los jóvenes mexicanos se ven ante el desafío de ser profesionales y ante el reto de superarse cada día más, ya que  al no encontrar un empleo pueden ser víctimas de gente manipuladora o de la misma pobreza.

La realidad en México es que el 44.8% de los jóvenes entre 25 a 29 años, con estudios profesionales terminados, están ocupados en otras actividades, según el informe otorgado por la OIT, esto quiere decir que más de la mitad  de los jóvenes profesionales viven frustrados; en una encuesta realizada por la consultoría Hays México, el 80% de los participantes declaró que desean cambiar de trabajo ya sea por crecer en el área laboral o por mejorar sus ingresos.

Los jóvenes recién egresados de carreras profesionales o técnicas, se ven en la necesidad de trabajar en centros comerciales, ya sea en las tiendas de ropa o en cines y restaurantes, esto se debe a que han sido rechazados en instituciones o empresas por falta de experiencia, en algunos casos hay familias que teniendo recursos pagan plazas  que van desde los 80 mil hasta 120 mil pesos, esto de acuerdo a la persona encargada. Los trabajos son administrativos y con todas las prestaciones que da el gobierno.

La falta de empleo y la desesperación que genera puede llevar a los jóvenes a lugares muy peligrosos, como el caso de las empresas fantasmas.

Según el Código Penal Federal, en el artículo 386 de la VIII sección: “Comete el delito de fraude… al que valiéndose de la ignorancia o de las malas condiciones económicas de una persona, obtenga de ésta ventajas usuarias por medio de contratos o convenios en los cuales se estipulen réditos o lucros superiores a los usuales en el mercado”

A pesar de la protección que ofrece la ley, estas empresas cuentan con muy buenos abogados que en dado caso de ser denunciados, salen bien librados, otras empresas por no tener un lugar establecido, simplemente desaparecen. Las empresas fantasmas se dan a conocer, en su mayoría, en internet y ofrecen trabajo a todo tipo de personas dando un horario de medio tiempo, que es muy importante para estudiantes o amas de casa, y un sueldo semanal que va desde los 1500 pesos, como requisitos  piden enviar un currículum, es algo tan extraño porque no tardan en comunicarse con el solicitante para pedirles que asistan, de preferencia al otro día con su currículum en mano y una identificación.

Al otro día se llega a las instalaciones que son cuartos, y tal vez una sala de espera, hay mucha vigilancia, sin embargo no cuentan con algún nombre en específico y los asistentes no llevan una identificación, finalmente reúnen a más de 10 personas y les explican en qué consiste el trabajo, en su mayoría ofrecen el trabajo de auxiliar en recursos humanos, ahí mencionan, por fin, el nombre de la empresa que son algo así como Coorporativa en Desarrollo Empresarial,  el “reclutador” aclara que por el momento no cuenta con una página en internet ya que esa sucursal está empezando, después de dar la información básica propone que vayan la próxima semana a un curso de capacitación que dura cuatro horas.

La semana de “capacitación” en realidad es la semana que se aprovecha para lavar el cerebro, llegan alrededor de más de 40 personas en un salón donde no hay ventilación y el instructor expone pláticas de superación personal y  enfoca a las personas a firmar contrato el sexto día, así sucede los primeros tres días, el cuarto día es el más importante porque existe mucha motivación y la empresa ofrece, según el instructor, muchos beneficios por lo que, como una prueba de actitud, pide a los solicitantes que al otro día lleven los documentos y una cantidad de dinero que va desde los 200 pesos para el material de trabajo.

El quinto día es se ve reducido el número de jóvenes, pues es lógico que una empresa que ofrece trabajo no va a pedir dinero; al ver el instructor la falta de asistencia, anima a los que quedan diciendo que ellos sigan firmes y, manipula con palabras como: “por eso ellos no encuentran trabajo, porque no confían en las empresas, han sido defraudados tantas veces que no dan nada a cambio, qué son 200 pesos a comparación de los 8 mil pesos que se llevarán a la bolsa el próximo mes” declaró un testimonio. Ese mismo día confirma el instructor que antes de la contratación les pondrán una prueba de confianza, que consiste en vender 20 fragancias.

De acuerdo a las autoridades, éste es el modo de operación de estas empresas, que ofrecen muchos beneficios pero que en realidad hacen perder una semana en cursos que son realizados por los mismos defraudadores y además piden dinero para darles las fragancias, no existe ningún contrato ya que si venden las 20 fragancias seguro pueden vender más y por ello piden más dinero, algunos llegan a pedir hasta tres mil pesos y dejan a los jóvenes endeudados, y sus sueños e ilusiones que les prometieron, terminan es eso, sueños.

Otros jóvenes no caen en manos de empresas fantasmas sino en la delincuencia, primero, participan de bandas callejeras, luego comienzan  en fiestas y con amigos que andan en cosas raras y luego se van al dinero fácil, hacer trabajitos como secuestros y robos.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) “la población objeto de estudio” manifestó las siguientes conductas delictivas o antisociales: 71.2 por ciento consumo de alcohol en las calles; 65.3 por ciento robos o asaltos; 58.5 actos de vandalismo; 42.1 por ciento, venta o consumo de drogas; 33.5, actos de bandas violentas o pandillerismo y 21.2 por ciento escuchó o miró disparos frecuentes con armas de fuego, todo esto en el primer trimestre de este año.

Sabemos que las ganas de superarse es un sentido muy personal pero todo hay que lograrlo de la manera más justa, si es un profesional o un trabajador, sé el mejor y luchar por lo que se ha deseado toda la vida, siempre hay que abrir los ojos en donde metemos solicitud o datos personales, pues nunca se sabe qué o quiénes están detrás de la computadora o teléfonos.

Share This: