Coquimbo, a un año del 19S

Todos los días paso por Avenida Sierravista, ahí en la colonia Lindavista. A la altura de la calle de Coquimbo, se observan dos edificios abandonados y apuntalados. Entre ellos, un vacío rectangular de donde había un edificio más. Mismo edificio que vi caer hace un año.
Por: Brenda Ramìrez
19 de septiembre, a un año del terremoto de 7.1 que azotó al país. Entre las entidades más afectadas, se encontraba la Ciudad de México. A las 13:14 horas con 40 segundos, guardaremos un minuto de silencio. Después, a las 13:16 horas, sonará la alerta sísmica para llevar a cabo el macro simulacro conmemorativo.
Street view Coquimbo, antes del terremoto del 19S

Un año después...

Trescientos sesenta y cinco días después, el paso hacia la calle Coquimbo y la avenida Sierravista sigue parcialmente cerrado. Con conos, botes naranjas y rejas se evita la circulación vial e incluso peatonal. Desde septiembre de 2017, se habló de la demolición de los tres edificios habitacionales, para mayor seguridad ante las réplicas y considerando la zona como altamente escolar. Al final, tras posponer la obra hasta diciembre, se decidió que sólo se demolería el edificio de en medio, que había sido el que había colapsado. Durante esos meses, la avenida Sierravista (que conecta con Insurgentes y facilita el acceso a Montevideo y Ticomán) se mantuvo cerrada, afectando el tránsito y el intento por recuperar la cotidianidad de la zona.
Coquimbo al día de hoy. Fotos cortesía: La Letra Roja

El momento del desastre en Coquimbo

En la calle de Coquimbo, el número 511 era un edificio de 7 pisos donde habitaban cerca de 30 personas. Durante el sismo, los 3 primeros pisos del edificio colapsaron y esto ocasionó que el inmueble colapsara en vertical. En ese momento, 12 personas estaban dentro del edificio. Las labores de rescate iniciaron poco después del derrumbe. La gran mayoría del apoyo era de vecinos y más civiles. La autoridad llegó al poco tiempo. Soldados del ejército y policías de la Seguridad Pública les pidieron a los voluntarios que se retiraran y acordonaron la zona. Esto, según los mismos, debido a que la posición de los otros dos edificios comprometían la seguridad de los rescatistas.
Elementos policiacos acordonaron la zona

La labor del delegado

Víctor Hugo Lobo Román, todavía delegado de la Gustavo A. Madero, se hizo presente a las horas del derrumbe. Coordinó durante un rato a los topos y rescatistas. Las fuerzas se concentraron durante los días próximos en sacar a los sobrevivientes. Aunque la delegación sufrió daños en más inmuebles, Lobo aseguró que lo grave estuvo en Coquimbo.  Sin embargo, los familiares de las víctimas no estuvieron de acuerdo con la manera que Lobo tuvo de proceder. Declararon, en varias ocasiones que la información llegaba retrasada y con fallas. Incluso, varios vecinos se solidarizaron con los familiares y protestaron a gritos contra las autoridades. Víctor Hugo Lobo, declaró que se estaba haciendo lo mejor que se podía, que entendía la desesperación pero las labores eran delicadas. Por ello, requerían calma y expertos.
Víctor Hugo Lobo en Coquimbo, Lindavista. Imagen Televisa Noticias
 

¿Y ahora qué?

A meses de dejar la delegación, Víctor Hugo Lobo Román ha iniciado numerosas obras de repavimentación en la Gustavo A. Madero. Varias calles y circulaciones han sido cerradas como consecuencia.  Los vecinos afectados de Coquimbo y las personas que circulan diariamente por ahí para arribar a las zonas escolares, le exigen al delegado les de una respuesta. Demandan la reapertura a la circulación total de la avenida Sierravista, así como la conclusión de las obras en calles aledañas que entorpece aún más la circulación. A un año del sismo del 19 de septiembre de 2017, las secuelas siguen recordándonos ese momento. Recorriendo la ciudad, viendo los edificios e inmuebles apuntalados, clausurados. Los campamentos de damnificados y los vacíos de apoyo que han recibido siguen siendo una realidad en la Ciudad de México.  
Coquimbo 511, a días del terremoto.

Share This: