Barras o porras, un peligro dentro de los estadios

Marco Martínez Niño de Rivera

La violencia ocasionada en el estadio Neza 86 dentro del partido de Copa MX, que disputaron las Águilas del América y el club Neza, volvió a ser la portada principal de todos los diarios de circulación Nacional, en donde los grupos de animación del América o porras protagonizaron una pelea, primero con los aficionados del Neza y luego entre ellos mismos.

Los problemas de violencia en el futbol mexicano no son nada nuevos ya que las barras tienen su origen desde 1993, cuando el Club Pachuca a través de su directiva, decidió fundar el grupo de animación o “Barra” conocido como la “Ultra Tuza” que se lanzó en la zona sur de el estadio Hidalgo o Huracán  para apoyar al equipo tuzo.

A partir de esto otros clubes como Chivas, Pumas de la Universidad, Cruz Azul, América, entre otros empezaron a surgir grupos de animación muy diferentes de las tradicionales porras familiares o porras populares; los cantos tradicionales del Chiquibumm a la bimm bomm ban  fueron sustituidos por el “Dale Dale Ohh”, sshshsh o “chemo te vamo a matar”, entre otros cantos más que parecen sudamericanos y que incluso el término hinchada, lo copiamos de los países sudamericanos como Argentina, Uruguay o Brasil.

Las Barras que se consideran más violentas dentro del futbol mexicano son la Monumental, Ritual del Kaos y Disturbio del América, así como la Rebel de Pumas, ya que se han visto involucrados en diferentes actos de violencia en la mayoría de los juegos que enfrentan estos dos últimos equipos, sobretodo cuando se juega en CU; desde el 2002 a la fecha el número de incidentes entre estas porras ha ido en aumento con personas heridas y detenidas.

Las Barras como la Monumental o el Ritual del Kaos, tienen sus rencillas desde hace más de 12 años, cuando un grupo de la Monu se separó y se fue a alentar al equipo hasta la zona norte de la cabecera del Azteca; estas porras fueron creadas gracias al presidente del América, Raúl Quintana, quien en 1999 vio como un grupo de 100 aficionados empezaron a cantar en la parte alta de este estadio, el juego fue America-Puebla del torneo Verano 99, no obstante y a pesar del tema de la credencialización, muchas personas indeseables se filtraron en la porra, hasta hacerla una barra más grande.

El problema mayor se dio en la copa Libertadores del 2004, cuando al término del America-Sao Caetano, los integrantes de la Monumental, empezaron a arrojar objetos a la cancha e incluso se metieron al campo del juego para agredir a los integrantes del equipo visitante.

También, la barra de Chivas; Legión 1908, se ha visto involucrada en actos de violencia muy masivos, que van desde el agredir al camión del equipo rival, como fue en el caso de un juego Chivas-León  hasta aventar un petardo que le explotó en la cara a un aficionado, provocándole la perdida del Ojo, incidente que fue registrado en el triunfo de Chivas, 2-0 a Chiapas dentro del torneo Clausura 2003; o los disturbios de la Rebel como cuando apedrearon los coches a las afueras del estacionamiento del estadio Morelos tras finalizar un Pumas-Morelia en el apertura 2002.

Estos incidentes son marcas que los directivos del futbol deben erradicar si es que se quiere terminar con este cáncer de la violencia.

Share This: