Amor para todos ¿Novedad?

Amor para todos  ¿Novedad?

Camila Lara Pelejero

Disney es la compañía con más alcance a nivel mundial como realizadora de contenido y ocupa los primeros lugares en los rankings de la revista Forbes, por ende es una empresa que siempre está en la mira del ojo público en todos los aspectos.

En marzo de este año, llegó a la pantalla grande la esperada cinta de La Bella y la Bestia, cinta que conforma un plan a largo plazo de la compañía de relanzar sus historias clásicas y darles un giro más fresco. En el transcurso del mes, la cinta protagonizada por Emma Watson y dirigida por Bill Condon logró posicionarse entre las películas más taquilleras del 2017 con un total de 88. 3 millones de dólares en su segunda semana de estreno en las 4,210 salas en las que ha sido proyectada en América del norte. Dejando de lado el hecho de que es una película cuya espera fue anhelada por chicos y grandes globalmente hablando previo a su lanzamiento, el filme dio mucho de qué hablar pues se confirmó que en la película el personaje de Le Fou (interpretado por Josh Gad) sería gay; la noticia causó tal revuelo en el público que en países como Kuwait, Rusia e inclusive en algunos estados de Estados Unidos se prohibió su exhibición por “hacer propaganda de las conductas homosexuales”.

A decir verdad el hecho de que Disney comience a mostrar abiertamente personajes homosexuales abiertamente es nuevo, sin embargo no es nuevo que la empresa demuestre que se encuentra a favor de la inclusión y la aceptación.

Previamente la compañía se ha avocado a demostrar que es inclusiva pues a partir del estreno de filmes como La Sirenita, todas sus historias muestran elementos que apoyan los diferentes estilos de vida que los personajes adquieren al enfrentarse a las problemáticas cerradas de sus sociedades.

No es que Disney sea nuevo en demostrar que acepta lo que nos hace únicos y especiales como personas, la corporación del ratón apoya abiertamente la diversidad; inclusive tiene un día anual en el que la comunidad LGBTTIQ acude al parque y celebran bodas entre otras actividades que designa el parque para conmemorar un día tan especial.

La Bella y la Bestia es sólo un ejemplo. Meses atrás, uno de sus programas de caricatura televisó un episodio en el que pudo verse el primer beso homosexual en un programa considerado para menores de edad; previo a esa situación, se dio a conocer que en la cinta de Buscando a Dory se visualizó a una pareja lésbica, y anterior a eso en otra serie de la empresa se vio a la primera pareja lésbica en una comedia familiar de la empresa, entre otros ejemplos.

El hecho de que las audiencias reaccionen de forma negativa ante esto deja muchas preguntas a responder y otras tantas a ser consideradas. Es cierto que son temas delicados para que los padres puedan tratar con sus hijos, pero de cierta forma es una manera de recordarnos lecciones de diversidad y tolerancia, y también para volver a recordarnos que existen todas clases de amor en el mundo y que el simple hecho de que otro ser humano merezca nuestro afecto es algo bueno y no debería ser penalizado ni mal visto por otros.

Share This: