Al son del plagio mexicano

Al son del plagio mexicano

Por: Gerardo Álvarez García 

La competencia musical existe desde tiempos inmemorables, desde la competencia de tribus paganas con los Israelitas, hasta la época del renacimiento en donde autores como Salieri y Mozart competían por ser el favorito del rey, hasta la fecha en donde la competencia se centra en ver quién vende más y es elegido como el favorito del público, por lo que el artista se ve presionado por las disqueras para sacar la mayor cantidad de material en el menor tiempo posible;  esto, junto a la gran cantidad de músicos que se dedican a géneros similares han provocado que cada día sea más común el escuchar que algún artista o grupo son acusados de plagio.

Resaltar en este punto que al cover no se le considera un delito, debido a que se deben pagar derechos de autor para que éste conceda el permiso de grabar y vender la canción, en el caso de las parodias, la Ley de Derechos de Autor no ha generado un artículo, por lo que dicho vacío legal permite hacerlas, aún así, artistas de YouTube como los tres tristes tigres se protegen no vendiendo sus versiones paródicas, además recordemos que tampoco hay una ley que regule internet.

En México el caso más reciente y sonado a nivel mundial porque tuvo que ver con el mundo del fútbol fue el de himno del centenario del América, el cual sufrió la acusación de plagio por parte del Sevilla de España, el himno azulcrema se le encargó a el grupo Matute, encabezado por Jorge D”Alessio, resaltemos que el asunto aún no ha tenido una resolución, pero según La Ley De Propiedad Intelectual la canción debe tener al menos 8 compases seguidos iguales, lo cual parece complicado para el cuadro español ganar el juicio pues según se percibe solo son 7 los compases compartidos, lo que nos estaría hablando de una inspiración, es decir, el himno de Sevilla habría inspirado a D’Alessio a hacer su obra, o simplemente de una casualidad muy parecida, pero en el remoto caso que se compruebe el plagio aquí o en España, el delito se considera un atentado contra el derecho moral del autor a reconocer su obra, provocando que la canción deba ser removida y pagar una indemnización de acuerdo a lo que el juez crea que es el daño al artista, quiere decir que dependerá de la valoración de quién dicte la sentencia.

http://as.com/videos/2016/10/16/portada/1476627926_522237.html

Esto relacionado al ámbito legal, pues la opinión pública se ha cansado de criticar al equipo mexicano por ser una “copia descarada” y sí, curiosamente es bastante similar no sólo en lo musical, sino en la melodía y ritmo de la voz, incluso si uno empalma las dos canciones justo cuando dicen la fecha (12 de octubre y 14 de octubre) la canción ira con el mismo ritmo hasta el coro, donde la del América da un tiempo más a los ” oh oh “, afortunadamente o desgraciadamente para los músicos, este modelo de comunicación en el que todos podemos dar una opinión vía redes sociales, genera que este tipo de polémicas sean satanizadas sin siquiera haber una resolución legal o inclusive como en este caso, ni siquiera una demanda por parte del afectado, fueron las críticas de ajenos y medios informativos quienes dieron paso al club sevillano para proceder en contra de Jorge y sus amigos.

Pero si vamos a hablar de plagios de un grupo mexicano, no podemos dejar de lado a la banda cuya frase de promoción es ” amados u odiados”, me refiero por supuesto al grupo Panda, que en los años 2005 y 2006 fueron bombardeados con acusaciones de plagio, en aquel tiempo la banda tenía tan solo 3 discos y según los usuarios de YouTube la cifra de plagios eran 32, es decir se salvaban solo 7 ( cada disco con 13 temas), de los cuales algunos al comparar la canción parecen absurdos, pues parecía era más la manía de algunos por terminar de hundir a la banda, pero no fue hasta 2007 que los rumores se comprobaron al recibir una demanda por parte de los estadounidenses de Green Day, en concreto fueron solo dos temas “At the Library-Sweater geek” y “Dry Ice -Miércoles”, por lo que según datos extraoficiales, panda tuvo que pagar casi 10 millones de pesos. En este caso se comprobó los 8 compases seguidos iguales, pues prácticamente la música son los mismos acordes y en algunos puntos de la canción, la melodía de la voz coincide, pese a esto la banda anunció su retiro hasta 2016 para descansar y dedicarse a otras cosas, por lo que la acusación de plagio parece no haberles afectado como en aquel entonces se pensaba.

Varios artistas se escudan al decir ” en música no hay nada nuevo, ya todo está hecho” y hasta cierto punto podría ser verdad, con todos los años que llevamos con cultura musical, suena imposible que haya un ritmo nuevo o completamente diferente a todo lo ya hecho, sumemos a esto que cada músico fue admirador de otro, por lo que su trabajo se verá influenciado por el otro, provocando que haya similitudes entre sus obras, viéndolo de ese modo es algo habitual, cosa que da un visto bueno a la regla de 8 compases seguidos, pues de otro modo tendríamos decenas de casos al año, lo que ensuciaría  no sólo al artista, sino también a la música.

Share This: