‘’El ruido mediático silencia las voces plurales que reclaman la atención de los poderes…’’ Blanche Petrich

Karen García Parroquín y Jonathan J. Hernández Reyes

Con una mirada inocente y una sonrisa contagiosa, Blanche Petrich escucha al directivo de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, Enrique Mandujano, decir de ella que ‘’Es la encarnación del periodismo’’. Así fue recibida la periodista ganadora del Premio Nacional de Periodismo Carlos Septién en reconocimiento a su compromiso social, búsqueda constante de la verdad y profesionalismo en el auditorio de la Cámara de Comercio de la ciudad de México.

‘’No hay periodista que trabaje solo, detrás de ella o el siempre hay un colectivo que se afana porque se reportaje… salga a la luz del día siguiente, es por eso que este reconocimiento es también para todos los jornaleros… ‘’ dijo la periodista Blanche Petrich.

La sonrisa de la fundadora del periódico La Jornada, invita a platicar con ella, sus ojos rebelan su manera de caminar entre las arenas movedizas de esta profesión, que la han convertido en un ejemplo de vida para los jóvenes estudiantes. A ellos, a quienes reconoce y denomina como "multitask", les pide que recuerden que "el antiguo periodismo no falla", que sean buscadores de contextos y que vivan siempre con una curiosidad inagotable por la vida.

Alumnos, maestros y directivos de la escuela, así como amigos y familiares de la periodista, escuchaban a la galardonada hablar acerca de sus comienzos en el periodismo y de ‘’cómo caminar en estas arenas movedizas’’ del periodismo, de cómo ser un buen periodista que busca con cercanía la veracidad.

La reportera que se dedicó por más de dos décadas a la cobertura de conflictos sociales en las páginas de La Jornada, hizo un agradecimiento a su madre Blanca, ya que gracias a su apoyo, pudo realizar su trabajo periodístico.

Finalmente, Petrich señaló que la tecnología es una de las amenazas para el periodismo actual, ya que desaparece la palabra escrita o pronunciada. Citando repetidamente al escritor Gabriel García Márquez, Blanche Petrich comentó que para no caer en esto, es necesario mantener ‘’las condiciones más importantes del periodismo’’ que son: la creatividad, la práctica y la curiosidad inagotable.

‘’¡Viva Blanche!’’ gritó alguien en el auditorio al concluir la ponencia, y todos comenzaron a aplaudir con entusiasmo.

Sus palabras captan por 30 minutos la atención de los presentes, en el evento que inició a las 12 horas en la Cámara de Comercio de la ciudad de México. La charla sólo se ve interrumpida en dos ocasiones: la primera, cuando el micrófono con el que hablaba se descompuso, pero eso no la detuvo para seguir con su ponencia; la segunda, cuando los estudiantes de la Escuela de Periodismo gritaron: "¡Viva Blanche!", seguido por una serie de aplausos ensordecedores.

Tras decir su discurso, Blanche Petrich Moreno se paró para el recibir el Premio, pero no era una persona, era un festín. Hizo que los asistentes fueran detrás de ella corriendo, más de 20 le tomaban fotos, la grababan y frente a toda la multitud ella permaneció firme. Su pose, contrastante con sus ojos brillantes y su grande sonrisa, recuerdó que ella cubrió guerras, conflictos sociales. Blanche Petrich no conoce de impedimentos para hacer lo que más le gusta, ser periodista.

Share This: